El historiador Enrique Krauze, ya encabeza su nuevo plan para confrontar a Andrés Manuel López Obrador, luego de que fracasara su ‘Operación Berlín’ que tenía propósito impedir la llegada del tabasqueño a la Presidencia de la República, el ‘intelectual’ más beneficiado —económicamente— durante el sexenio de Enrique Peña Nieto vuelve a la carga.

Esta vez, con la supuesta excusa de impedir que se decrete una reelección, como ocurrió en  el Congreso de Baja California, que aprobó la ampliación del mandato de dos a cinco años del gobernador electo Jaime Bonilla.

Para ello, urgió a crear un Frente Nacional Antirreeleccionista, y propuso al que fuera fundador del —ahora diezmado— PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, para que sea quien lo encabece.

En su cuenta de Twitter, el también editor y director editorial de las revistas Clío y Letras Libres, expresó su deseo de crear un frente similar al que encabezó Cárdenas en 1992 cuando el PRI en San Luis Potosí intentó que Gonzálo Martínez Corbalá, gobernador interino, continuara su mandato.

En un segundo mensaje escribió que, en 1992, cuando Cárdenas encabezó el Frente Nacional Antirreeleccionista contra el candidato del PRI en San Luis Potosí, lo apoyó “junto con los hijos y partidarios del gran demócrata Salvador Nava”. El tuit está acompañado de un artículo que escribió para el Grupo Reforma. 

En su artículo, Krauze señala que “hoy tenemos un presidente que repetidamente, en imágenes, discursos y libros, se ha declarado maderista”. 

“Por eso hay que decirlo con todas sus letras: infringir el principio constitucional e histórico de la ‘no reelección’ es absolutamente inadmisible en cualquier lugar y tiempo”, asegura.

Hasta el momento, Cárdenas Solórzano no se ha manifestado públicamente sobre el llamado de Krauze, aunque sí se pronunció en días pasados contra la ampliación del mandato en Baja California. Mediante un mensaje e Twitter dijo que ello abre la puerta para que los políticos decidan cuánto tiempo pueden gobernar.

El conductor de Milenio Abraham Mendieta ironizó al respecto:

Durante su conferencia de este miércoles, López Obrador  reiteró que no buscará reelegirse y también informó que certificará ante notario público esa promesa.

“Estos conservadores, que creen que somos como ellos, están diciendo que no quiero certificar la firma del documento que di a conocer, comprometiéndome a la no reelección, pues aquí está el documento, y voy a certificarlo, y lo que les pido a los opositores es que aprueben la iniciativa de revocación del mandato”, dijo. 

Lo que sí dejó en claro el tabasqueño, es que  desea que los proyectos que concrete durante su sexenio, que finaliza en septiembre de 2024, sean muy difíciles de revertirse en caso de que gane la oposición en la elección de ese año.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial

“Deseo de todo corazón, con todas mis convicciones, con todo mi entusiasmo y con toda mi alma que lo logrado para entonces, cuando me vaya, sea muy difícil de revertir, no se las voy a dejar fácil porque que el país no va a retroceder, a los inmundos y tristes tiempos en que dominaba la mafia del poder, esto lo di a conocer en marzo pero ahora el periódico de los conservadores y otros, el Reforma, está diciendo que me estoy retractando, que me estoy echando para atrás, de modo que mañana vamos a pedirle a un notario público para que firme aquí, porque no soy partidario de la reelección, no creo en eso, para que no quede ninguna duda y así vamos a estarle saliendo al paso a todas las campañas de difamación y de calumnias, siempre, es parte de la transformación porque esto no era lo políticamente correcto, entonces son cambios importantes”, expresó. 

Asimismo exhortó a los medios de comunicación a que no lo involucren con lo que ocurrió en el Congreso de Baja California,  que validó la reforma con la que se amplió de dos a cinco años el mandato del próximo gobernador de la entidad, el morenista Jaime Bonilla Valdez.

“Lo único que quisiera es que no me involucraran en este asunto, porque buscan echarme la culpa de todo, ya les dije: no tuve nada que ver, ya no es el tiempo de antes en que estas decisiones las tomaban desde arriba por el presidente o eran consultadas al presidente y él daba la orden al secretario de Gobernación. Pregúntenle a la licenciada Olga Sánchez Cordero si recibió la orden del presidente para que se llevara a cabo esta reforma”, concluyó.