Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 25 junio, 2018

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Karime Macías y Javier Duarte, ¿la nueva guerra sucia contra AMLO?

Karime Macías y Javier Duarte, ¿la nueva guerra sucia contra AMLO?

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

29 de mayo de 2018. Miguel Ángel Yunes Linares sabe que si su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, no gana la gubernatura de Veracruz, las cosas le van a ir mal: la corrupción, su corrupción, ha sido tan grande y tan brutal durante su año y medio de gestión que nadie la puede esconder. Tan nadie la puede esconder que un gobierno mínimamente honrado la tendría que denunciar.

Así pues, si Miguel Ángel Yunes hijo pierde la gubernatura y gana Cuitláhuac García, de Morena, las cosas le irán muy mal a su papá. Muy pero muy mal.

En Veracruz el PAN está preocupado. Por eso está haciendo lo que sea para ganar, para que el hijo de Yunes se haga con la gubernatura. Han gastado miles de millones de pesos en la campaña. Han hecho lo indecible. Han comprado todo lo comprable. Están aventando todo lo que puedan para no perder: los compromisos que han hecho son tan brutales, que de ganar los Yunes, Veracruz seguiría siendo saqueado. Y quizás con más fuerza y sinrazón, y eso es ya decir muchísimo.

En enero de este año, Miguel Ángel Yunes Linares, con su tono bravucón, mencionaba que “Javier Duarte financiaba, le daba dinero al loco López Obrador para sus actividades”. Además, mencionaba que el ex gobernador del PRI en Veracruz, quien actualmente está en la cárcel, era “cómplice” de Andrés Manuel.

Como macho desbordado, Yunes terminaba su video diciéndole a Andrés Manuel: “No acudas a Duarte para que te defienda”

Estas bravuconerías pasaron desapercibidas en el ámbito nacional. Muchos pensaron: ¿y a este señor, gobernador de Veracruz, qué locura se le metió? En realidad, hizo un gran ridículo: nadie lo tomó en cuenta por torpe, mentiroso y cínico.

Pero la desesperación….

Hoy, el PRI y el PAN están desesperados. Miran cómo Andrés Manuel, en lugar de bajar por la guerra sucia y las intensas campañas de odio y miedo, continúa arriba en las encuestas, y cada día hay más gente que lo mira como su próximo presidente.

Ante este panorama, todo indica que el PRI ha decidido ceder a las locuras de Miguel Ángel Yunes, y apoyar su show que no pegó en enero de este año. Esto, piensan, les traería beneficios mutuos: por un lado, la captura de la esposa de Duarte mostraría que el gobierno de Yunes es efectivo y, por ende, les podría granjear algunos puntos a su hijo en la contienda local.

Por otro lado, la intención es que Karime hable y diga que ella y su esposa daban dinero a AMLO y a Morena. Eso, piensan, afectaría a AMLO y le daría algunos puntos a José Antonio Meade, porque dejaría a éste como el único que “no es corrupto”.

La cuestión es que hay un gran riesgo: ¿y si la gente no les cree? Y es que, relacionar a Duarte y Karime, ambos del PRI, con Andrés Manuel, ¿no es torcer a tal grado la realidad que todo resulta un absurdo?

Después está otro problema: ¿qué tendrían que dar tanto el PAN y el PRI a los Duarte para que jueguen el show? ¿Impunidad total para ellos y sus colaboradores? ¿Respeto a sus bienes y a todo lo que se robaron en Veracruz?

Al PRI y el PAN se les mira extremadamente desesperados, y están haciendo todo lo posible para evitar el inminente triunfo de Andrés Manuel. Por eso son capaces de llevar a cabo planes muy absurdos, como es obligar a Karime y a Duarte a que digan que daban dinero a AMLO o que tenían algún vínculo u otra payasada similar.

¿Absurdo? Sí, pero están desesperados. Y la desesperación no es buena consejera.

Enviar un comentario