La jueza federal Patricia Marcela Díez Cerda ordenó suspender, de manera temporal, cualquier orden de aprehensión o localización que haya contra Eduardo León Trauwitz, General Brigadier Diplomado del Estado Mayor Presidencial (EMP), investigado por el saqueo de combustibles en Petróleos Mexicanos (Pemex).

León Trauwitz también se ha amparado contra cualquier orden de detención, presentación, búsqueda o arresto, según han reportado varios medios nacionales.

El amparo fue presentado por el General Brigadierel pasado miércoles 16 de enero. La resolución fue dictada seis jornadas más tarde. Además, la Jueza le impuso una garantía de 30 mil pesos y, el próximo jueves se determinará si se concede o no la suspensión definitiva.

Fue en noviembre de 2012, justo nueve días antes de que Enrique Peña Nieto asumiera la Presidencia de México, el entonces mandatario, Felipe Calderón Hinojosa, propuso al Senado de la República promover el ascenso de 200 militares, entre los que se encontraba el entonces coronel, Eduardo León Trauwitz, quien hasta ese momento se había desempeñado como Jefe de Seguridad de Peña Nieto.

Para ese entonces, León Trauwitz -que fue ascendido a General Brigadier Diplomado del Estado Mayor Presidencial- tenía ya dos años trabajando con Peña Nieto en el Estado de México, en donde éste era Gobernador.

Antes de eso, se había desempeñado como Subjefe de la Sección Quinta en el Estado Mayor Presidencial, durante la administración federal del panista Vicente Fox Quesada.

Mientras estaba en ese puesto fue que, en 2010, solicitó licencia para ser jefe de seguridad del Gobernador Peña Nieto y posteriormente lo acompañó durante la campaña presidencia de 2012.

Su promoción en noviembre de 2012 estuvo acompañada de reclamos internos dentro de las filas castrenses, según analistas especializados.

Además, su ascenso rompió el orden tradicional, pues no tuvo el grado de análisis y decisión del titular de la Secretaría Nacional de la Defensa (Sedena), sino que fue por orden del entonces Presidente Calderón, a petición de Peña Nieto, que estaba próximo a llegar a Los Pinos.

Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

El blog de información militar y seguridad nacional, Estado Mayor, indica que en ese año Trauwitz “no cumplía con los cuatro años obligatorios de ejercicio del rango para ascender”, pero aún así obtuvo el grado de General Brigadier.

Los planes parecían ser que Eduardo León se convertiría en el Jefe del Estado Mayor Presidencial, pero el descontento interno lo impidió y, en consecuencia, se nombró al General Roberto Miranda Sánchez.

Así, cuando asumió la Presidencia, Peña Nieto nombró a su escolta León Trauwitz como titular de la Gerencia de Servicios de Seguridad Física (GSSF) de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde ejerció hasta el 14 de marzo de 2014, cuando el Consejo de Administración de Pemex aprobó la creación de la Subdirección de Salvaguarda Estratégica (SSE).

La SSE le fue entregada al General Brigadier hasta el cierre del sexenio de Peña Nieto, mismo que se caracterizó por tener la peor crisis de robo de combustible, explosiones y accidentes en la petrolera.

El pasado 8 de enero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que León Trauwitz se encuentra ya bajo investigación por el saqueo de combustibles a la petrolera.

“[El General de Brigada] Está en una lista de personas que se investigan con relación a esto, sin que haya todavía nada definitivo. Se está investigando a todos los que tienen que ver o tuvieron que ver”, dijo AMLO.

¿Qué hizo en PEMEX?

León Trauwitz, de 51 años, dice ser egresado del Colegio Militar en 1986 y haber obtenido una licenciatura en Administración Militar en la Escuela Superior de Guerra en 1994.

Además obtuvo la licenciatura en Relaciones Internacionales en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 2009.

Como titular de la Gerencia de Servicios de Seguridad Física de Petróleos Mexicanos tuvo su primer fracaso en 2013, apenas dos meses después de haber asumido el cargo, cuando se registró una explosión en el Edificio B2 de la Sede se Pemex en la Ciudad de México.

Con dicha detonación, 37 personas perdieron la vida y 126 más quedaron lesionadas. Asimismo, el edificio quedó con severos daños materiales y quedó en evidencia la gran deficiencia en la seguridad corporativa de la empresa.

El periodista Jorge Carrasco publicó en una investigación para la revista Proceso que, tras la explosión mortal en la sede de Pemex, León Trauwitz recibió cuantiosos recursos para aumentar la seguridad en la entonces paraestatal, incluido gastos para combatir a los huachicoleros.

Además, él mismo declaró en una entrevista para la revista Armas el despliegue de elementos del Ejército en la lucha contra el robo de combustibles.

“Hoy tenemos desplegados permanentemente más de 2 mil 500 elementos de las Fuerzas Armadas y de Pemex a lo largo de 60 kilómetros de ductos, quienes se encuentran permanentemente combatiendo este ilícito”, afirmó, e indicó que, según sus propias estimaciones, el delito había pasado de 19 mil millones de pesos a 30 mil millones de pesos al año.

Pero esa información se quedaba muy corta. Al final del Gobierno de Peña Nieto, el robo de combustible había aumentado a 60 mil millones de pesos.

Gracias a la crisis de violencia desatada por esta práctica, así como las pérdidas que económicas que afectaron a la petrolera mexicana, es que el nuevo Gobierno federal desplegó una estrategia a nivel nacional para combatirla.