Este jueves, la Cámara de Diputados aprobó con 445 votos a favor el dictamen con reformas a nueve artículos de la Constitución en material de Paridad de Género.

Con estas reformas se busca garantizar una verdadera equidad entre hombres y mujeres en los tres poderes, órganos autónomos, gobiernos estatales y municipales.

Ahora el dictamen fue enviado a los Congresos estatales para su aprobación. Se requiere que al menos 17 entidades aprueben las reformas para que puedan ser promulgadas.

“La reforma de Paridad de Género plantea que la composición del Poder Judicial sea a través de concursos, pero en ellos se deberá de observar la paridad de género. Además, se reorientan los criterios de lenguaje constitucional y consagrar el principio de la paridad”, expresó en Twitter la vicepresidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna.

La legisladora Mariana Benítez dijo que nuestro país se pone a la vanguardia al establecer en su Constitución el principio de paridad en gabinetes, en la integración de órganos jurisdiccionales, a nivel municipal y órganos autónomos”.

Por su parte, la diputada de Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, comentó sobre las bondades de esta iniciativa impulsada por legisladoras y grupos feministas, así como por varias organizaciones sociales, como Mujeres en Plural o 50+1.

“Queremos más mujeres en el poder, pero con poder, con poder para cambiar la vida de todas las mujeres que están sufriendo violencia, con poder para detener los feminicidios, con poder para que las mujeres realmente tengan condiciones de igualdad. No basta con que tengamos más diputadas, más senadoras, más gobernadoras, más ministras, más juezas, más mujeres tomando decisiones, si no llegamos a cambiar la vida de las mujeres”, dijo.

La legisladora de Morena, Wendy Briceño, quien además es presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, también aclaró que la aprobación de estas modificaciones constitucionales no significa una simulación ni una cuota partidista más en favor de las candidatas a cargos de elección popular, sino una verdadera restitución de los derechos que les han sido negados a todas las mujeres.

“En la paridad no cabe la simulación, constituye actuar en consecuencia, representando y gobernando dignamente a la mitad de la población nacional, creando mejores condiciones de vida en especial para las mujeres, las adolescentes y las niñas. No es una nueva ley de cuotas donde los órganos autónomos, partidos, gobiernos que argumenten con pesar de que no hay mujeres para las ternas y eso complica los procesos electivos”.

Guadalupe Almaguer, del PRD, indicó que la aprobación de la Paridad de Género no representa una concesión graciosa de la sociedad patriarcal, sino el resultado de una vieja lucha de mujeres por el respeto a sus derechos fundamentales.

“La paridad significa igualdad, no concesión, no gracia, no autorización, no permiso. Lo que hoy hacemos es restituir los derechos de quienes históricamente hemos sido discriminadas”.

¿Qué otros puntos se aprobaron?

El 14 de mayo pasado se llevó al Senado el dictamen para reformar varios artículos de la Constitución Política para garantizar la paridad de género. Otros puntos aprobados son:

  • Se establece la paridad en los nombramientos de las personas titulares de las secretarías de despacho del Poder Ejecutivo Federal y sus equivalentes en las entidades federativas.
  • Las legislaturas de las entidades federativas deberán realizar reformas en su legislación para garantizar los procedimientos de elección, designación y nombramiento de sus autoridades, bajo el principio de paridad.
  • La paridad de género se aplicará para los partidos políticos, órganos autónomos y en cualquier entidad, órgano u organismo que ejerza funciones de autoridad en el ámbito de la Federación, las entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México.
  • La modificación constitucional incluye la paridad de género en la elección de representantes ante los ayuntamientos en los municipios con población indígena.
  • Para la postulación de sus candidaturas, se obliga a los partidos políticos a observar este precepto constitucional en las candidaturas al Poder Legislativo Federal y a los demás cargos de elección popular.