Por: Paola Campbell (@paocampbell)

El candidato a la presidencia por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, acusó a algunos miembros del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) de financiar la guerra sucia que hay en su contra, tener confiscadas a las instituciones y de rehén al gobierno, así como de no querer “dejar de robar ni perder el privilegio de mandar”.

Esto ocurrió luego de que el CMN publicara este jueves un desplegado titulado “Así no”, en el que criticaba los comentarios y la plataforma política del candidato, señalando que no genera condiciones de confianza ni certeza jurídica a los inversionistas y al sector privado.

 

El desplegado se publicó como respuesta a los comentarios que hizo López Obrador el pasado martes, donde decía que un grupo de empresarios, entre los que destacan Alberto Baillères, dueño de Grupo Bal, Germán Larrea, presidente de Grupo México, Claudio X. González, líder de Kimberly Clark México, Alejandro Ramírez, propietario de Cinépolis y Eduardo Tricio, accionista principal en Lala, estaban en alianza con el candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya, para gestionar con Enrique Peña Nieto la posibilidad de que el candidato del PRI, José Antonio Meade, declinara a favor de Anaya.

“No quiero generalizar, pero algunos que avalan ese documento han impedido que haya una auténtica democracia en el país.”, dijo el líder de Morena, quien añadió que los empresarios son los responsables de la tragedia que atraviesa nuestro país, pues se han dedicado a saquear y robar, y señaló que ellos ayudan en el fraude electoral, pues “se sienten los dueños de México”.

“De que son una mafia del poder, lo son; que se han beneficiado del poder, sin duda; de que son responsables de la crisis de México, desde luego”, afirmó el candidato en una reunión que tuvo con concesionarios de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT).

López Obrador dijo que tiene discrepancias con el CMN porque le ha hecho mucho daño al país y, añadió, “son tan ingratos que ellos cuando les convenía apoyaron a Enrique Peña Nieto y ahora son los que más han ninguneado a Peña Nieto, lo convirtieron, porque así son de siniestros, en el payaso de las cachetadas.

Cabe recordar que esta no es la primera vez que se suscita un desencuentro entre el candidato y los empresarios: En 2006 el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) difundió unos spots que alertaban sobre elegir una opción política diferente a la del PAN, que en ese entonces estaba en el poder, pues eso significaría retroceder en México. Otro video mostraba a un niño que no entendía sobre la devaluación de su dinero, con el mismo mensaje a no apostar por algo distinto para no retroceder.

Cuando se le preguntó al entonces presidente del CCE, José Luis Barraza, sobre los videos, éste aseguró que no pretendían modificar las intenciones de voto hacia algún candidato en particular, sino que expresaban las tesis del sector privado.

Al respecto, López Obrador aseguró que un grupo del sector empresarial buscaba evitar que llegara a la presidencia y, aprovechando lagunas en la ley electoral, hicieron una guerra sucia en su contra mediante spots de radio y televisión.

Posteriormente, en 2011, López Obrador comenzó a utilizar el término “Mafia del poder” para referirse a 30 personajes, encabezados por el expresidente Carlos Salinas de Gortari, quien buscaban a toda costa evitar que se convirtiera en presidente de México, para poder mantener sus privilegios.

El ex presidente Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos. Foto: Especial

Entre esos empresarios se encontraban Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Germán Larrea, Alberto Baillères, Jerónimo Arango, Emilio Azcárraga, Carlos Peralta.

A unos meses de la elección presidencial y con AMLO como puntero en las encuestas, el CCE volvió a reeditar la guerra sucia contra el candidato de la izquierda, criticándolo por sus promesas de campaña “irrealizables” y pidiendo que México siga siendo un país “libre, abierto y competitivo”. ¿Les funcionara? 

 

“En contra de la corrupción, no de los empresarios”, dice AMLO

No obstante, López Obrador aclaró que no tiene ninguna diferencia o problema con los que son verdaderamente empresarios en México y no trafican con el poder, pero que hay algunos que tienen intereses económicos y políticos, que están ocasionando este enfrentamiento, que calificó de “artificial”.

“El que invierte, el que genera empleos, el que apoya el desarrollo del país y lo hace de manera honrada merece respeto. Yo estoy en contra de la riqueza mal habida, estoy en contra de la corrupción, no en contra de los empresarios”, explicó.

Añadió que no considera haberse excedido al responderle al grupo de empresarios, pues de vez en cuando hay que hacerles ver que no son los dueños del país y que es un acto de arrogancia el hecho de que se estén uniendo en una cúpula para frenar el cambio de México.

“De manera mañosa, deshonesta, están queriendo decir que estamos en contra de los empresarios, de todos los empresarios. No es cierto. Estamos en contra de la mafia del poder”.