Este martes, durante la toma de protesta de Rosario Piedra como nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Senado se convirtió en un campo de batalla que dejó como resultado dos legisladoras en servicios médicos.

El zafarrancho dejó en evidencia el porrismo de dos de los senadores del PAN: Gustavo Madero y Xóchitl Gálvez. 

El primer episodio de violencia fue protagonizado por el Senador panista, Gustavo Madero, a quien se le vio alterado, agrediendo a las senadoras de Morena.

El altercado inició luego que, al arrancar la sesión, el líder de la bancada mayoritaria de Morena, Ricardo Monreal, ofreciera repetir la tercera votación para elegir a la nueva ombudsperson.

La sugerencia llegaba tras los señalamientos de “fraude” de los legisladores panistas, quienes alegaban que en la votación del jueves pasado se habían depositado 116 votos en la urna, pero sólo se habían contabilizado 114, por lo que no se había logrado la mayoría calificada.

Sin embargo, con votos de Morena, sus aliados del PT, MC, PES y Verde, así como algunos priístas, el pleno rechazó la moción.

“En la mañana él (Monreal) pensaba que él tenía los votos, pero en el transcurso del día se dio cuenta que no los tenía, porque nunca los tuvo, se los robaron. Así que lo de cerdos, cochinos, marranos les queda perfectamente”, dijo la panista Xóchitl Gálvez.

Ya con los ánimos acalorados, la nueva ombudsman nacional hizo el juramento de hacer guardar la Constitución ante un caótico pleno donde se habían instalado dos grandes mantas:

“Aquí Morena roba votos. No al fraude en CNDH”, por un lado.

“No al golpismo. No a la violencia en el Senado. Y no a la ultraderecha”, se leía por el otro.

En ese momento, Gustavo Madero subió a tribuna para impedir la toma de protesta, pero algo lo hizo reaccionar fuera de sí, y terminó forcejeando con el morenista Salomón Jara y otras senadoras.

Entonces, su compañero panista, Mauricio Kuri, subió a tribuna en medio de empujones, para defender a Madero y ahí fue donde el asunto se salió de control.

Madero acabó tirado en el suelo, luego de que las senadoras Martha Guerrero y Citlalli Hernández lo tomaron de los brazos.

Sobre el asunto, el panista se defendió en redes sociales, argumentando que él también tenía derecho de estar ahí y que en ningún momento agredió a nadie.

Las críticas a su comportamiento no se hicieron esperar. A través de redes sociales usuarios señalaron su actitud, utilizando el hashtag #MaderoGolpeadorDeMujeres.

Sobre si realmente golpeó o no a una senadora, la morenista Marha Guerrero dijo que el forcejeo fue tal que Madero terminó encima de la senadora y se lastimó, pero negó que la golpeara directamente.

Vandalismo y destrucción

Pero el comportamiento de Madero no fue el único reprobable durante la sesión de ayer en el Senado.

También la Senadora plurinominal, Xóchitl Gálvez, fue captada en su intento por vandalizar el mobiliario de la Tribuna de la Cámara Alta.

En un video dado a conocer en redes sociales, se le ve intentando subir a la tribuna, pero al tratarse de piezas no fijas, estuvo a punto de tirar una parte del mobiliario.

Al no cumplir su propósito, después jaló y azotó la misma parte del mobiliario.