El cineasta tapatío Guillermo del Toro criticó duramente al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, por las medidas de autoritarias que implementó ante la pandemia del coronavirus o Covid-19, luego de que en redes sociales circulara el video de elementos de la Comisaría de Seguridad Pública del Municipio de Tala sometiendo a un hombre que  salió a comprar comida para su familia.

En un primer tuit, el afamado cineasta le adjunto al mandatario jalisciense un enlace con el video y un mensaje en el que puso en duda su humanidad.

Posteriormente en un segundo mensaje, ante la falta de respuesta de Alfaro Ramírez, el director de filmes como El Fauno y Hellboy calificó la actuación de la policía como un acto de brutalidad. 

En redes sociales se menciona  se observa a un policía municipal y a un gendarme vestido completamente de negro, aparentemente de la Secretaría de Seguridad del Estado de Jalisco.

La persona —de aspecto humilde— es sometida por los dos elementos contra la cortina de un local que se encuentra cerrado, y sin dejar de empujarlo, le dicen que se lo van a llevar. En el video se observa que incluso uno de los policías se esposó con el hombre para evitar que escapara, lo sigue empujando y le clava el codo en el cuello. 

Mientras eso sucede, los comerciantes que están filmando la agresión de los policías, le piden a estos que lo dejen ir, sin embargo los elementos se tornan más agresivos.

Se quitan el cubrebocas (aún cuando no deben hacerlo) y siguen arremetiendo contra el individuo, quien ya resignado ante la prepotencia y necedad de los elementos, lo único que les pide es que no lo sigan agrediendo, que irá por voluntad con ellos.

En el clip se puede apreciar  que la causa aparente de la detención no es el hecho de que el hombre no portara cubrebocas, —pues personas que se dieron cuenta de la situación le obsequiaron uno en ese momento— sino que se atrevió a decirle a los policías que la medida es anticonstitucional porque en ninguna otra parte de la república están deteniendo a las personas. Eso, al parecer, fue la causa que motivó a los policías a llevárselo detenido.

Casi al filo de las 22:00 horas, el gobernador jalisciense respondió al cineasta, pero eludiendo la responsabilidad de su decreto. 

En días pasados algunos académicos y activistas en pro de los derechos humanos pronosticaron que la medida implementada por Alfaro Ramírez dispararía los abusos y extorsiones en contra de civiles.  Rubén Ortega Montes, integrante del Observatorio de Seguridad de la Universidad de Guadalajara dijo al espacio radiofónico de NTR que conduce Guillermo Ortega Ruiz, que los policías confrontarían a los ciudadanos, haciéndose “víctimas” de supuestas agresiones, pues de otra forma no tendrían un fundamento legal para llevárselos detenidos, y no se equivocó.

“Le encargó el Gobernador a las policías que intervinieran, y ya tenemos el caso de 60 detenidos en Tlaquepaque, con la justificación de que no traían cubrebocas. Los abordan y posteriormente los policías legalizan la detención, para ellos, es un viejo truco que siempre han tenido: decir que se oponen a un mandato, o que se resisten”, dijo.

Al corte de este miércoles, una total de 165 personas habían sido arrestadas por supuestas faltas administrativas, la mayoría de ellas personas de escasos recursos. 

En otro hecho, comerciantes de la Plaza de la Tecnología más grande que tiene que la zona centro de Guadalajara, reclamaron que ni a puerta cerrada les dejan trabajar, pues inspectores del Gobierno de Guadalajara que encabeza el emecista Ismael del Toro, les arrancaron las cartulinas que  pegaron en las cortinas para que los interesados pudieran contratar sus servicios vía Whatsapp.

“Es un ojete, una horrible persona”, expresan algunos de los comentarios en contra de Alfaro y sus políticas impuestas para prevenir el Covid-19.

A pesar del llamado insistente de las autoridades nacionales como el senador de Morena, Ricardo Monreal, e incluso el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell a considerar la situación económica que vive la población, el gobernador de Jalisco ha endurecido su postura, y ha hecho expresiones que los ciudadanos de su estado consideran “mezquinas”. El jueves 23 de abril llamó “pendejos” a todo aquel ciudadano que sale de su casa, sin distinción alguna.

Y este martes comparó la cantidad de muertos que han ocurrido en la entidad jalisciense respecto a la Ciudad de México, aunque la capital quintuplica el número de habitantes por cada kilómetro cuadrado.

El reclamo de Guillermo del Toro fue respaldado por decenas de usuarios, aunque también le llovieron las granjas de bots. 

Ante tal escenario, muchos ciudadanos se preguntan en donde está la  Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) que encabeza Alfonso Hernández Barrón, quien al tomar posesión del organismo prometió un cambio significativo.