Más de 13 mil accionistas y socios de empresas, de todos los tamaños, recurren a la evasión fiscal a través del esquema de asimilados a salarios mediante el cual no han pagado por lo menos 30 mil millones de pesos en impuestos, advirtió el Servicio de Administración Tributario (SAT) en conferencia de prensa realizada este miércoles.

“Este tipo de acciones la realizan las empresas de todos los tamaños, desde las más grandes hasta las más pequeñas. Hay comercializadoras, prestadoras de servicios, medios de comunicación. Hay de todo, puedo decirles que hay políticos y grandes empresarios”, dijo Samuel Arturo Magaña Espinosa, administrador central de Normatividad de Auditoría Fiscal Federal del SAT.

El funcionario detalló que, para evadir impuestos, las empresas recurren a empleados que han fallecido, o que están registrados hasta en 27 empleos. El número de trabajadores que se encuentran en esta situación, ascendería a los 33 millones.

“Aunque la práctica de evasión no es nueva, el de asimilados a salarios, sí”, explicó Magaña Espinosa.

Samuel Arturo Magaña Espinosa, quien dio a conocer la escandalosa evasión de impuestos. Foto: Especial

Abundó que los empresarios han generado todo un mecanismo para la evasión de impuestos, el cual incluye también la creación de empresas fantasma, mediante las que se subcontratan servicios para defraudar al fisco de forma deliberada.

“Se están beneficiando los socios y dueños de las empresas para no pagar”, advirtió.

El número de empresas que el SAT ha detectado como fraudulentas y evasoras de impuestos supera las 600 mil. Por tanto, explicó, hay procesos de carácter penal abierto, ya que en un solo caso se pagaron hasta 161 millones de pesos, y únicamente se han recuperado 400 millones de pesos.

“Las prestadoras de servicios, no realizan pagos en efectivos de retenciones, debido a la autogeneración de saldos a favor, aplicaciones y acreditamiento de subsidios ficticios”, indicó.

De acuerdo con el SAT se trata de un esquema “novedoso” y agresivo de simulación que involucra a empresas fantasmas que evitan el entero de las contribuciones a su cargo, y aplican en su beneficio el crédito al salario, deducciones y compensaciones improcedentes.

Magaña Espinosa detalló que han enviado algunas cartas a los involucrados sobre los procedimientos penales que se han abierto en su contra; en caso de que no respondan, dijo,  se les podría darle seguimiento por los delitos de evasión fiscal o lavado de dinero.