Un duro golpe ha recibido el neoliberalismo y una bocanada de oxigeno puro a quienes aspiran al cambio en América Latina : Alberto Fernández derrotó en las elecciones al derechista Mauricio Macri y con ello se convirtió en Presidente de Argentina. 

De acuerdo con los resultados oficiales, Alberto Fernández del Frente por todos ganó la elección presidencial con el 47.63 por ciento de los votos, frente al 40.9 por ciento obtenido por Mauricio Macri, el candidato de Juntos por el Cambio y actual Presidente que aspiraba a reelegirse.

Fernández compitió acompañado en la formula por la exPresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien será su vicepresidenta.

Según los datos de la Cámara Nacional Electoral (CNE) del país sudamericano votó más del 80 por ciento del padrón.

Con estos resultados no habrá segunda vuelta, por lo que Alberto Fernández es ya el Presidente electo y Argentina se perfila a tener un gobierno progresista en diciembre después de cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, con el cual regresó el neoliberalismo, hubo una  devaluación del peso argentino, crecimiento del desempleo, la adquisición de una enorme deuda ante el Fondo Monetario Internacional y sobretodo un aumento de las tarifas eléctricas y de los precios de los productos básicos de la canasta alimenticia.

Tras el 90 por ciento del computo de los votos, Mauricio Macri con un rostro totalmente afligido, reconoció frente a sus simpatizantes la derrota.

“Quiero felicitar al Presidente electo Alberto Fernández por la elección que hicieron” dijo Macri e indicó que ya había hablado con él por teléfono y hasta lo había invitado a desayunar a la Casa Rosada para comenzar una “transición ordenada que lleve tranquilidad a los argentinos”. 

Durante algunos momentos del discurso, los seguidores de Macri reaccionaron con abucheos y reclamos hacia Alberto Fernández.

Momentos después, desde el “Bunker” del Frente de Todos, al grito de “vamos a volver” y “Nestor no se murió”, la ahora vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kichner y el ahora Presidente electo, Alberto Fernández, aparecieron frente a sus simpatizantes para dar algunas palabras tras su triunfo en las elecciones.

La primera en tomar la palabra fue Cristina Fernández, quien destacó que el triunfo electoral de esta noche no hubiese sido posible durante los duros tiempos de la dictadura.

“Hubo otras épocas por suerte ya pasadas, en los que esto que es casi natural y lógico, no sucedía. Parte de las tragedias de este país se hicieron por esa falta de democracia y por eso hoy nos acompañan las madres y las abuelas de la Plaza de Mayo”.

“Hoy Alberto es Presidente y tiene frente a sí una inmensa tarea muy difícil, que requerirá la participación de todos los argentinos, los que nos votaron y los que no también”.

Frente a cientos de simpatizantes que no dejaban de cantar con rostros de felicidad, Fernández de Kichner le hizo una petición especial a su compañero de formula Alberto Fernández:

“Le voy a pedir a quien será Presidente el 10 de diciembre, le voy a pedir en mi carácter de ex Presidenta constitucional durante 2 mandatos, que por favor, hasta el 10 de diciembre, como yo lo hice hasta el 9 de diciembre, lleve todas las medidas posibles para aligerar las dramáticas situaciones que se viven en el país. Cuidando el patrimonio del pueblo y de la nación”.

Al final, Fernández de Kichner, ahora vicePresidenta electa de Argentina hizo un llamado a no volver a romper nunca más la unidad conseguida en estas elecciones, pues fue la clave del triunfo de esta noche que termina desterrando a los neoliberales. 

“Nunca más rompan la unidad que se requiere para enfrentar estos proyectos neoliberales que tanto dolor han causado”.

Luego de su breve discurso, con una cara llena de felicidad, Fernández de Kichner cedió el micrófono a Alberto Fernández, el recién Presidente electo de Argentina, quien en sus primeras palabras agradeció a la gente por haber votado por el Frente de todos.

“Gracias a todos los que nos votaron, gracias a los que nos acompañaron por el compromiso de construir una argentina mas solidaria, más igualitaria, una argentina que defiende la salud pública y privilegia a quienes producen y quienes trabajan. De corazón gracias a todos ellos” dijo Alberto Fernández.

“Sepan los argentinos que cada palabra que dimos, cada compromiso, fue un contrato moral y ético que debemos cumplir. Hoy, conscientes de la confianza que han depositado, vamos a hacer todo loo que haga falta, para que las fábricas y las pymes vuelvan a funcionar, para que los trabajadores vuelvan a trabajar, para que la educación pública no sea una desgracia como dice el Presidente, ni nuestros científicos tengan que emigrar”.

Y después soltó una frase espectacular: “El gobierno volvió en manos de la gente”.

Mientras tanto en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof del del progresista Frente de Todos venció a la candidata del derechista Cambiemos y actual gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal con un 52,44 por ciento de los votos. 

El único lugar que mantuvo en su poder la derecha argentina fue la ciudad de Buenos Aires, en la cual el candidato de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta se impuso al candidato del Frente de Todos, con un 53, 46 por ciento de los votos.