Hoy, en su rueda de prensa, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que el gobierno anterior, encabezado por Enrique Peña Nieto, contrató a “50 mil elementos de policías privadas para cuidar instalaciones del gobierno”.

El mandatario calificó esto como “surrealistas” y “kafkiano”, y mencionó que hasta el momento no ha podido cancelar dichos contratos por dos motivos: porque tiene que valorar cuál sería la acción legal adecuada para eliminar esos contratos y porque quiere saber dónde estaban esos elementos, qué hacían, a qué oficinas custodiaban, y si realmente hacían dicho trabajo.

Estamos ahora haciendo toda la revisión Me gustaría cancelar todos los contratos. No lo puedo hacer, primero por la cuestión legal, y segundo porque quiero ver en dónde estaban, en qué secretearía, cuánto se pagaba, si era real, qué funciones tenían los 50 mil elementos.

López Obrador afirmó que en gobiernos anteriores se crearon agrupaciones de seguridad privada, y vía la corrupción, se les entregaban contratos por parte del gobierno federal.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en rueda de prensa. Foto: Especial.

Indicó que prácticamente todas las dependencias del gobierno federal tenían contratos con empresas privadas de seguridad. Y dio un dato impactante: se contrabata a 50 mil elementos para resguardar oficinas, mientras que en las calles había solamente 10 mil efectivos cuidado la seguridad de la gente.

Casi todas las dependencias tenían contrato con empresas privadas para la seguridad de las instalaciones y de las oficinas del gobierno. Mientras, la seguridad pública, que es la función principal o una de las funciones básica del gobierno, se atendía con 10 mil elementos. El Estado de indefensión de la gente era total. Pero el gobierno sí estaba protegido. Pero ni siquiera con policías, con marinos, con soldad, sino con elementos contratados a empresas privadas de seguridad.

El mandatario indicó que confía que el presupuesto le alcanzará para todo lo que se planteó hacer, pues ahorrará mucho dinero en casos como éste, en el que 50 mil policías privados eran contratados para vigilaban las oficinas gubernamentales.