Por: Redacción (@revistapolemon)

18 de junio 2018.- Funcionarios del Gobierno de Enrique Peña Nieto advirtieron a la Casa Blanca que si Donald Trump no moderaba su comportamiento ofensivo y hostil, eso beneficiaría políticamente a Andrés Manuel López Obrador y eso representaría para Estados Unidos un “problema de seguridad nacional”, según reveló un extenso texto del periodista Jon Lee Anderson, publicado este lunes en el semanario New Yorker.

El artículo, titulado “Una nueva revolución en México. Hartos de la corrupción y de Trump, los votantes abrazan a la izquierdista rebelde de Andrés Manuel López Obrador”, retrata en gran parte al candidato de Morena, basándose en el acercamiento del autor con personajes de todas las corrientes ideológicas.

AMLO en el Estado de México. Foto: Especial

Así, el texto de Lee Anderson -uno de los periodistas estadounidenses más reconocidos en la actualidad- empieza por narrar algunos de los factores que más han fortalecido a López Obrador en esta contienda.

“El actual Gobierno mexicano está dirigido por el Presidente de centroderecha, Enrique Peña Nieto. Su partido, el PRI, ha representado a López Obrador como un populista radical, en la tradición de Hugo Chávez y advierte que tiene la intención de convertir a México en otra Venezuela. La administración de Trump también se ha mostrado preocupada. Roberta Jacobson, quien hasta el mes pasado era la embajadora de los Estados Unidos en México, me dijo que los altos funcionarios estadounidenses a menudo expresaban preocupación: ‘Hablan de una catástrofe sobre AMLO; dicen cosas como que si gana, lo peor sucederá’”.

Por otra parte, Anderson menciona que irónicamente, la creciente popularidad del candidato tabasqueño se puede atribuir en parte a Donald Trump, pues a los pocos días de haber resultado electo, analistas mexicanos predecían que su abierta beligerancia hacia México alentaría la resistencia política.

“Mentor Tijerina, un encuestador prominente en Monterrey, me dijo en ese momento: ‘la llegada de Trump significa una crisis para México, y esto ayudará a AMLO’.

Por otra parte, también señaló que funcionarios del Gobierno de Peña advirtieron a sus contrapartes en la Casa Blanca que “el comportamiento ofensivo de Trump aumentaba la posibilidad de un nuevo gobierno hostil, una amenaza de seguridad nacional al otro lado de la frontera. Si Trump no modulaba su comportamiento, la elección sería un referéndum sobre qué candidato era el más antiamericano”.

Anderson indica que en Estados Unidos las advertencias funcionaron, pues durante una audiencia en el Senado en abril de 2017, John McCain dijo: “Si las elecciones fueran mañana en México, probablemente obtendría un Presidente izquierdista y antiestadounidense”. John Kelly, el entonces jefe de Seguridad Nacional estuvo de acuerdo con esa afirmación y añadió que “No sería bueno para Estados Unidos ni para México”.

También asegura que en México los comentarios de Kelly parecían sólo mejorar la posición de López Obrador. Agregó que Jacobson le dijo que “cada vez que un político estadounidense abre la boca para expresar una opinión negativa sobre un candidato mexicano, lo ayuda”, pero que nunca ha estado segura de que Trump tenga la misma visión “apocalíptica” de AMLO.

AMLO en el Estado de México. Foto: Especial

Sobre el candidato, Jacobson dijo que en una reunión que tuvo con él, se portó “amigable y confiado”, aunque “la conversación hizo poco para resolver el problema de si él era un radical oportunista o un reformador de principios”.

En esa misma entrevista, Jacobson le dijo a Anderson que las políticas migratorias de Donald Trump son “dacronianas” y “antiamericanas”, y advirtió que el próximo Presidente de México tendrá que ser más duro, luego de que Peña fuera tan complaciente. También dijo que las políticas de Donald Trump fueron una de las razones que la llevó a dejar el cargo.