Según la columna de El Universal, Bajo Reserva, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), que dirige Ricardo Sheffield, está investigando a WalMart y a las farmacias del Dr. Simi porque “presuntamente han realizado prácticas de acopio y aumentos injustificados en los precios de productos como cubrebocas”.

En la crisis de la influenza AH1N1, en 2009, muchas empresas “hicieron su agosto” con materia médico, especialmente con los cubrebocas, los cuales costaba entre 20 y 80 centavos. Cuando hubo el pánico por la influenza y sus posibilidades de convertirse en pandemia, los cubrebocas fueron escondieron por varias empresas y después se vendieron hasta en 20 pesos. La gente, preocupada por una posible infección, los adquiría al precio que fuera.

En el caso del coronavirus (como en el de la influenza), el cubrebocas no sirve de nada, pues no protege del contagio, y esto las autoridades lo han constantemente repetido. A lo mucho sirve para que, quienes están contagiados, no esparza el virus. Sin embargo, la población parece no entenderlo, y en las calles hay muchísima gente con cubrebocas, y este miedo es propicio para que empresas especulen con los cubrebocas y ganen unos recursos extras.

Ayer, en la conferencia mañanera, Ricardo Sheffield aseguró que están monitoreando a varias empresas en las ventas que tienen, especialmente de cubrebocas. Y habló en especial de WalMart, especialmente porque conoce su tendencia a prácticas especulativas:

En el 2009 hubo un caso de WalMart y lo empezamos a monitorear desde hace un mes, efectivamente ha habido un acopio desmedido, sobre todo del tema de cubrebocas por parte de esta empresa y ya aumentado el precio […]. Por eso hemos hecho requerimientos a los mayoristas y sobre todo a las grandes cadenas de información sobre precio de adquisición, precio de venta, fechas en qué compraron, a qué precios, etcétera. Eso lo estamos monitoreando y estamos actuando como autoridad; y si se pasa de rosca alguien, vamos a aplicar la ley. Y eso lo estamos haciendo ya, hubo requerimientos desde el viernes de la semana pasada de carácter oficial.

Así pues, tanto WalMart como la cadena de farmacas Dr. Simi, según la columna Bajo Reserva, están siendo investigadas y pronto podrían ser sancionadas por incurrir en “prácticas especulativas con materiales sanitarios”.