Hace unas semanas el Presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a cargo de Santiago Nieto que llevara ante la Fiscalía General de la República las pruebas que acrediten la venta de terrenos federales y reservas territoriales hechas por Rosario Robles en su periodo al frente de la Sedatu.

“La instrucción que tiene Santiago Nieto en este caso y en todos es que se presenten todas las pruebas, que se acopien en estos casos, es decir, que se envíen todas las pruebas a la Fiscalía”, dijo.

Agregó que los servidores públicos tienen la instrucción de no almacenar ningún expediente, incluso el Presidente, ya que de no ser así, se convertiría en un “encubridor”.

Explicó que por lo general le presentan la información y él da la orden para que se le dé curso, pero que aún si no se la presentan, los funcionarios deben entregar todos los elementos de prueba a la Fiscalía.

Santiago Nieto y AMLO. Foto: Especial

La UIF comenzó la investigación de la venta de terrenos federales y reservas territoriales a partir de denuncias hechas en los Registros Públicos y contra Notarios por irregularidades en las operaciones y registros de compra-venta de los terrenos.

En dicha indagatoria también se analiza la gestión del antecesor de Robles en la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, actual Senador del PRI, así como del ex director de Propiedad Rural de la Sedatu, Luis Bastarrachea Sosa.

También se encuentran vinculados ex funcionarios del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin).

De acuerdo con información publicada por Reforma, también se involucra a notarios públicos, empresarios del ramo inmobiliario, empresas fantasmas y funcionarios de Registros Públicos.

Entre los empresarios señalados se encuentra José Antonio Chapur Zahoul, director del Grupo Palace Resorts, y su hijo Gibrán Chapur.

El ex director del Registro Público de la Propiedad de Quintana roo, Carlos Lima Carvajal, también estaría involucrado.

A la UIF llegaron reportes de transacciones irregulares entre empresarios y empresas fantasmas.

Ventas irregulares

En julio de 2018, Reforma dio a conocer que la Sedatu había vendido en una vigésima parte de su valor un predio de 262.5 hectáreas localizado en la carretera Cancún-Tulum, en Quintana Roo.

Un perito determinó que el predio de la entonces PGR tenía un valor de 240 millones de pesos, pero la Sedatu lo vendió en 61.4 millones de pesos.

Además, los documentos oficiales indican que los trámites hechos tanto en la Sedatu como en Indaabin, fueron hechos en tiempo récord.

También se identificaron operaciones ilegales en el Registro Público de la Propiedad del Estado de Quintana Roo.

Nieto confirma que investigación sigue en pie

El titular de la Unidad Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, confirmó que la investigación para denunciar a Rosario Robles por la venta de terrenos a empresas fachada continúa su curso.

“Estamos trabajando en el tema de terrenos federales que fueron comercializados para efecto de presentar las denuncias correspondientes tanto en materia penal como administrativa”, señaló.

La Fiscalía General de la República (FGR) reiteró el pasado 22 de octubre su intención de que Rosario Robles Berlanga, presa actualmente en el penal de Santa Marta Acatitla por el presunto delito de ejercicio indebido del servicio público, continúe con el proceso en su contra bajo prisión preventiva ante un posible riesgo de fuga.