El Presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que ordenó a la Secretaría de la Función Pública (SFP) hacer una investigación para que se den a conocer las irregularidades y corruptelas que se registraron en la Policía Federal (PF) en 2018.

“No por culpa de los policías federales, sino de sus jefes, hubieron actos de corrupción, se echó a perder esa corporación, hablando en plata, y para no quedarnos sólo en la pura denuncia pública, estoy pidiendo que se haga una investigación a fondo y se dé a conocer cuáles eran esas irregularidades, por llamarlo de manera amable, suave, vamos a presentar todas las denuncias.

El Presidente aseguró que las denuncias serán presentadas sin importar de quién se trate, “aunque cierren todas las calles, paren todas las carreteras de México, no vamos a detener el combate a la corrupción. Ya se acabó la corrupción”, dijo.

En aquel entonces, la PF era un órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Desde ahí, la dependencia manejó un presupuesto de 35 mil millones de pesos, incluyendo una “partida secreta” para gastos en seguridad nacional de 3 mil millones, que fueron gastados en sólo seis meses.

Entre las adquisiciones por las que se investiga a la PF destaca la compra con sobreprecio del sistema de inteligencia conocido como Rafael, hecho en diciembre de 2015 por 2 mil 458 millones de pesos.

Llamado ante manifestantes

Además, durante su conferencia de prensa el mandatario pidió a los elementos de la PF que no desean incorporarse a la Guardia Nacional  que recuerden que tienen otras opciones, como ser guardias de seguridad y vigilancia de las oficinas de gobierno.

Aseguró que los elementos no perderán su trabajo, sus ingresos o prestaciones, sino que, al contrario, éstos mejorarán al pasar a la Guardia Nacional.

Recordó que el servicio de seguridad privada era contratado a empresas, con cerca de 50 mil elementos, sin ser necesario. Mencionó como ejemplo a la Secretaría de Gobernación, de la cual dependía la Policía Federal, y aún así contrataba guardias.

También indicó que otra de las opciones para los elementos es solicitar su liquidación, justa, como cualquier trabajador.

“Entonces, para los elementos no hay ningún problema, tienen opciones, van a ser respetados, aunque es indebido lo que están haciendo de tomar los accesos al aeropuerto, estamos actuando con tolerancia, porque los pueden estar hasta utilizando para provocar y de esa manera sentirse víctimas si aparecen en las investigaciones casos de corrupción”.