El Presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que Gastón Azcárraga, ex presidente del Consejo de Administración de la extinta aerolínea Mexicana de Aviación tiene una orden de aprehensión, pues se le acusa de  haber lavado 198 millones de pesos en la venta de las acciones de la firma.

Un Tribunal Federal decidió continuar con la orden de aprehensión contra Azcárraga, quien de acuerdo con las autoridades se encuentra prófugo de la justicia. Se le señala de difundir información falsa a sus inversionistas y no informar que las operaciones de la aerolínea darían por concluidas.

En 2018, el ex presidente de Mexicana —quien es primo del dueño de Televisa, Emilio Azcárraga Jean— se salvó de ser arrestado, pues la entonces Procuraduría General de la República (PGR) desistió de su captura, bajo el argumento de que no se consideraron las suficientes pruebas cuando se giró la orden de arresto en 2014 y que volvió a ser sometido a un proceso de revisión.

“Este tribunal resuelve de plano, es decir, sin sustanciar incidente alguno, que no resulta procedente la cancelación de la orden de aprehensión librada contra Gastón Azcáraga Andrade o Gastón Luis Azcáraga Andrade, por su probable responsabilidad en los delitos previstos en el artículo 383, fracciones I y II, de la Ley de Mercados de Valores y solicitada por el subprocurador jurídico y de asuntos internacionales en suplencia del entonces procurador General de la República”, determinó la entonces PGR.

Gastón Azcárraga, ex dueño de Mexicana. Foto: Especial

Sin embargo con la administración de AMLO se confirma  la orden de aprehensión. El presidente de México aseguró  Vicente Fox dio cobijo  a Gastón  Azcarraga: “Sin duda fue apoyado por el gobierno de Vicente Fox”, dijo.

El tabasqueño recordó  que mientras estaba en campaña presidencial, Fox se hospedaba en el hotel de Gastón Azcárraga. Dijo que algo parecido habría ocurrido en  en el sexenio de Felipe Calderón con Aeroméxico.

“El caso es que la administración pública, el gobierno, el estado mexicano se quedó sin ninguna línea aérea. Una gran desgracia porque incluso fue hasta un acto de traición a los trabajadores de Mexicana y de Aeroméxico que votaron por el partido que detentó la presidencia”, dijo.

Gastón Azcárraga, ex dueño de Mexicana. Foto: Especial

Un tema que preocupa a López Obrador es que aún después de nueve años de declararse en quiebra la aerolínea, los trabajadores aún exigen su liquidación, por lo que buscan soluciones para ellos.  Una de las expectativas es que se vendan los activos que quedan de la empresa o que se forme una cooperativa. 

“No se descarta que pueda haber una cooperativa, que puedan ellos tener compromisos. Nosotros damos las concesiones a los trabajadores que fueron víctimas de despidos injustificados o de estas quiebras injustificadas”, añadió el mandatario.