Hoy se publicó la encuesta de Alejandro Moreno, la cual aparece en el diario El Financiero.

Y demuestra que, a pesar de la intensa guerra sucia que la oposición (la partidistas, la de ciertas organizaciones sociales y la de varios medios de comunicación) echó a andar a partir de la pandemia (afirmando que la autoridad “no se había preparado bien” y que todo “estaba saliendo mala”) la aprobación de Andrés Manuel López Obrador creció 8 puntos porcentuales, para colocarse en 68%.

Ahora bien, la pandemia ha traído ciertos fenómenos sociales que se muestran en la encuesta de Moreno. Y es que, la percepción de la gente sobre el principal problema del país cambió radicalmente: ya no es la inseguridad (en febrero 72% lo pensaba así), sino la economía y el desempleo, que ahora tiene el 56%.

Esto también se evidencia en las afectaciones que la población está teniendo por la cuarentena que se dio por la pandemia. A la mayoría de la gente le ha golpeado el coronavirus.

Igualmente, el estado de ánimo de la población sobre la situación económica y financiera ha empeorado, y es entendible, a sabiendas que buena parte de las actividades económicas del país está detenida por la cuarentena.

Quizás donde sí han tenido efecto las intensas campañas de la oposición es en la percepción sobre tres obras del gobierno de Andrés Manuel (aeropuerto de Santa Lucía, Tren Maya y refinería de Dos Bocas), pues según muestra la encuesta, una parte de la población piensa que se deben cancelar.

Otras mediciones que hizo la encuesta: