Luego de que la Ley Federal de Remuneraciones se publicara en el Diario Oficial de la Federación y después de tanta controversia, pareciera que el ex presidente Vicente Fox ya se resignó a quedarse sin su pensión a partir del 2019.

Fox, que gobernó el país de 2000 a 2006, envió una carta a Radio Fórmula en la que expresó su postura sobre esta nueva medida, misma a la que se mostró renuente desde que Andrés Manuel López Obrador la anunció como una de las principales promesas de su campaña:

“Insisto en que no hay mejor promotor que un expresidente porque ¿quién conoce mejor lo que necesita un país para salir adelante? A pesar de esto mucho se ha hablado de mi pensión, que hasta hoy recibo de manera legal. Mi postura es firme y segura: si es por el bien de México, con todo gusto cedo mi pensión, si representa que mi país tendrá un crecimiento económico significativo en sus fondos económicos, con todo gusto renuncio a ella”, escribió.

Vicente Fox. Foto: Cuartoscuro

El expresidente de México indicó que si quitarle su pensión ayudará significativamente a los retos del país, “qué mejor”, o si ayuda a hacer la diferencia para bajar 1.6 por ciento el índice de pobreza extrema, “mucho mejor”.

Añadió que a diario lee cientos de comentarios en redes sociales en donde recibe ofensas y que aseguran que es un hombre millonario y que vive como un jeque. Al respecto respondió:

“Ojalá amigos, ojalá así fuera, lo que sí es verdad es que son muchos retos que enfrentará el gobierno electo a partir del primero de diciembre Primero el cumplimiento de todas las promesas de campaña, la primera ya se cumplió a expensas del pueblo mexicano, la cancelación del nuevo aeropuerto y por lo tanto la pérdida de 120 mil millones de pesos, una estimación conservadora porque habrá contratistas que seguro vayan a tribunales para recuperar su inversión, además de los 60 mil millones que ya se han pagado, de los cuales 45 mil son imposibles de recuperar, ¿ven cómo de nada sirve presumir de austeridad cuando se tira la obra pública a la basura?”, dijo.

En ese documento, Fox también indicó que la próxima administración tiene grandes retos, pues debe cumplir con todas las propuestas que hizo, que requieren cantidades millonarias, y consideró que este gobierno electo está dispuesto a derrumbar lo ya exitoso con tal de que lo nuevo lleve su nombre, “no importa si está mal, si está a medios chiles o de plano es una locura”.

“Algo que deberá aprender esta nueva administración es la diferencia entre administrar apropiadamente o desmantelar visceralmente”, dijo Fox, quien volvió a expresar que su objetivo nunca cambiará y seguirá trabajando por México, con o sin pensión.