Ayer, México Libre, la organización que Felipe Calderón quiere que sea su partido político, buscaba celebrar una asamblea en Naucalpan, en el Estado de México.

Durante la mañana, minutos antes de iniciar el acto, Felipe Calderón salió a las inmediaciones y se comenzó a quejar vía redes sociales que las autoridades del municipio ponía camiones de varios servicios para que “la gente” no pudiera acceder al lugar donde sería la asamblea.

Varios periodistas llegaron (no se sabe si ya estaban citados a la reunión), y cuando Felipe Calderón habló con la representante de El Universal, una señora que estaba atrás de Calderón fue regañada de mal modo por éste.

La escena es así y circula en un video por redes sociales:

Felipe Calderón les pide a sus seguidores: “ahora sí denme chance de hablar porque la señorita escribe para El Universal”, y comienza a hablar. Segundos después, se voltea con una señora que no está haciendo nada a simple vista y le dice, en un tono de enojo: “ya, deme chance, no seas malita, ¿no?”

La señora realiza una expresión también de enojo por ser “regañada”, y le contesta: “¿yo qué?” Calderón, al escucharla, y viendo que lo filmaban, trató de enmendar su error y le dijo “no, está bien”, y después algo inaudible, cosa que enojó más a la señora, por lo cual ésta se ve que le dice a otra persona que mejor se vayan.

México Libre ha tenido problema para realizar sus asambleas, pues muchas de ellas no se han celebrado por recibir poco apoyo de la gente. Esta semana, por ejemplo, se pretendía asambleas en Tepic y Sinaloa, lugares donde se logró el objetivo, pues no llegó la gente.