Pese a los malos augurios de que la economía no crece, Andrés Manuel López Obrador, destacó esta mañana en su conferencia de prensa que la economía mexicana creció 0.1 por ciento en términos reales en el trimestre abril-junio frente al trimestre previo, “contrario a lo que pronosticaron algunos”.

“La economía creció, según los datos del Inegi. No le funcionó su pronóstico a los expertos. Estos son los datos del Inegi. En comparación con el primer semestre del año pasado, tenemos un crecimiento de 0.3 por ciento. No sólo con relación al crecimiento del segundo trimestre del año pasado, con el segundo trimestre de este año”, precisó.

El mandatario aseguró que los datos son una buena noticia, ya que despejan el miedo, y  la intención de crear desconfianza, dudas e incertidumbre hacia su gobierno.  Dijo  que la economía va muy bien en el país, pero también  reconoció que no todo está resuelto.

“Ya ven que se insiste mucho en que no hay crecimiento porque no hay gasto. Esto demuestra de que sí, con austeridad, gastando bien, se puede crecer. Que eso es lo que ha habido, gasto, pero bien orientado a los que más lo necesitan y es también reactivación de la economía. Nada más que abajo”, subrayó desde Palacio Nacional.

Andrés Manuel López Obrador. Foto: Presidencia.

El tabasqueño detalló que su gobierno busca una modernidad  forjada desde abajo y para todos, lo que, consideró, no alcanzan a entender los tecnócratas neoliberales.

“Ellos nada más apuestan a lo de arriba, incluso a grandes inversiones de capital, con empresas automatizadas, de poca generación, de mayor concentración de utilidades. El modelo nuestro es que el crecimiento se convierta en desarrollo. En un país donde necesitamos crear empleos, necesitamos que la inversión vaya bien dirigida y le dé trabajo a la gente”, señaló.

Horas más tarde, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez,  aseguró que en conferencia de prensa que “México no está en una recesión técnica”.

El funcionario explicó qué hay varias acepciones para definir una recesión económica, y una de las más aceptada en Estados Unidos señala que recesión implica una caída significativa y generalizada del ingreso real, empleo, ventas mayoristas, entre otros, lo que no ocurre en México. Lo que sí  reconoció que es que hay una desaceleración y es un tema que están abordando.

México es la segunda economía de América Latina, y  se encontraba bajo la amenaza de entrar en una etapa recesiva tras registrar una caída del 0,2% en el primer trimestre del año y ante la desaceleración de la economía global.

Arturo Herrera explicó  que la economía tiene una naturaleza cíclica, con periodos de recesión que son aquellos momentos de caída de la economía, y aseguró que “una recesión no necesariamente es una crisis”.

En el primer trimestre del año, el PIB se redujo 0.2% frente al trimestre anterior y, de producirse otra contracción, el país hubiera entrado en recesión, algo que ya daban por hecho decenas de instituciones financieras.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera. Foto: Especial

 

El crecimiento de la economía en México sucede en el marco de una caída del 3.4% de las actividades primarias, entre las que se encuentra la industria petrolera, así como un estancamiento en las actividades secundarias (manufactura), y un crecimiento del 0.2 % de las actividades terciarias (bienes y servicios).

López Obrador  recalcó que el dato de crecimiento demuestra que existe un gasto prudente en su gobierno: “Con austeridad, gastando bien, se puede crecer”, dijo.

Además, señaló que las estimaciones negativas de los analistas generan desconfianza y que la nueva cifra “despeja el miedo, la intención de crear desconfianza. Nosotros no tenemos duda, pero sí insistir tanto en la recesión, pues sí lleva a crear dudas, cierta incertidumbre”.