Luego de ser víctima de un golpe de Estado, Evo Morales logró salir de Bolivia a bordo de un avión que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador envió a aquel país para salvarle la vida y darle asilo político en México.

El avión Gulfstream 550, matrícula 3916, pertenece a la Fuerza Aérea de México y llegó la noche de este lunes por el mandatario depuesto a la ciudad de Chimoré, en el departamento de Cochabamba, después de hacer una escala en Lima para abastecerse de combustible, luego de que por la mañana Evo Morales recibiera  asilo político por parte del Gobierno de AMLO.

“Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida”, escribió Evo Morales en su cuenta de Twitter, agregando que aunque le duele abandonar el país andino, “pronto volveré con más fuerza y energía”.

 

El canciller Marcelo Ebrard confirmó la noticia en su cuenta de Twitter e informó que Morales ya se encontraba “en el avión del Gobierno de México enviado para asegurar su traslado seguro a nuestro país”.

 

Por la noche, Ebrard compartió una imagen en la que se veía a Evo Morales en el avión de la Fuerza Aérea Mexicana rumbo a México.

Poco después del mediodía, el ex Presidente de Bolivia Evo Morales aceptó el ofrecimiento de asilo político que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador le hizo tras el Golpe de Estado en su contra.

La noticia fue dada a conocer por el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, en una breve conferencia de prensa en la que el canciller leyó un breve comunicado con el posicionamiento del Gobierno de México y las razones por las que le se decidió otorgarle el asilo político.

Ebrard indicó que momentos antes recibió una llamada del Presidente Evo Morales, en la cual respondió a la invitación del Gobierno de México y solicitó verbal y formalmente el asilo político en nuestro país.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Foto: Especial

Por ese motivo y tras haber consultado a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el Gobierno de México decidió concederle el asilo político a Evo Morales.

“(Decidimos) concederle asilo político al señor Evo Morales, por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que enfrenta en Bolivia, en donde su vida e integridad corren riesgo”.

Ebrard expuso que la decisión será informada al Senado de la República, pidiéndoles que respalden la decisión, así como también al Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, para que bajo el derecho internacional, proceda a otorgarle a Evo Morales un salvoconducto y las seguridades, así como garantías de que la vida, integridad personal y libertad.

Evo Morales, momentos antes de ser víctima del Golpe de Estado. Foto: Especial

El canciller señaló que el otorgamiento de asilo a Evo Morales está sustentado en dos ordenamientos del marco jurídico internacional: la Convención sobre Asilo de La Habana de 1928 y la Convención sobre Asilo Diplomático firmada en Caracas en 1954, así como en lo establecido en la legislación mexicana en su Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político de 2011.

En su mensaje, el funcionario federal destacó la tradición mexicana en la protección de personajes destacados a nivel internacional como Giuseppe Garibaldi, José Martí o Víctor Raúl Haya de la Torre.

“México se ha caracterizado por su tradición en materia de protección a asilados a lo largo de su historia. Se ha mostrado como un Estado incluyente y solidario cuyas puertas han estado abiertas para quienes han tenido la necesidad de abandonar sus países” expuso Ebrard ante los medios de comunicación.

Al final, Ebrard informó que la decisión del Gobierno Mexicano fue comunicada a la Organización de Estados Americanos (OEA) y será explicitada también a la Organización de las Naciones Unidas, “invocando la protección interncional a la vida y la integridad de Evo Morales”.