Este miércoles se dio a conocer la política de Comunicación Social del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con la que se plantea que se disminuya a la mitad el gasto de publicidad oficial, así como no superar en ningún ejercicio fiscal el 0.1 por ciento del presupuesto aprobado, es decir, 5 mil 800 millones de pesos.

“De acuerdo a la propuesta de austeridad, se disminuye gasto de publicidad en un 50 por ciento con relación a lo que se ejercía anteriormente. Vamos a que haya equidad, que se distribuya este gasto de manera horizontal, que no se concentre, que alcance a todos y que actuemos en función de criterios transparentes”, dijo.

Según el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2019, se autorizaron 4 mil 711 millones de pesos para este rubro, lo que significa 3 mil millones de pesos menos que lo que se ejerció durante el último año del gobierno de Enrique Peña Nieto, en el que se gastaron 10 mil 593 millones de pesos.

El vocero de Comunicación Social, Jesús Ramírez Cuevas, añadió que este “recorte” permitirá reducir al menos el 10 por ciento en tarifas, lo que quiere decir un ahorro de al menos 10 millones de pesos.

Nuevos lineamientos para la publicidad gubernamental

En la conferencia de prensa de esta mañana, se dieron a conocer las siguientes medidas en esta materia:

  • Se prohibe que un medio de comunicación concentre un porcentaje mayor al 25 por ciento de la totalidad de la pauta publicitaria que se encuentre en una campaña particular.
  • Cuando se trate de producción de materiales, deberá privilegiarse su elaboración en medios públicos.
  • Los Tiempos Oficiales serán utilizados al 100 por ciento.
  • Se hará la renegociación de tarifas publicitarias con los medios para cerrar la brecha con las tarifas comerciales.
  • Disminución del gasto en comunicación a la mitad.
  • Los contratos no se harán por plazos anuales, sino que se seleccionará a los medios según los objetivos específicos de cada campaña.
  • Se autoimpone el límite en el gasto de publicidad institucional para que no rebase a ningún ejercicio fiscal el 0.1 por ciento del PEF, de 5 mil 800 millones, aprobado por el Poder Legislativo.

Sobre el tema, López Obrador aseguró que se garantizará el derecho a la información y que en el centro estarán “los ciudadanos, la gente, la población que debe ser informada, que debe de tener información veraz, de calidad, garantizar la transparencia”.

También dijo que el gobierno está abierto para informar a los ciudadanos, pues son quienes mandan.

Por su parte, Ramírez cuevas aseguró que la política pública tendrá como elementos centrales la transparencia, por lo que el gasto de campaña de comunicación social se dará a conocer en tiempo real, conforme se ejerza el gasto.

Añadió que en lo que va el actual gobierno no se han ejercido recursos para la difusión de 62 campañas que se han realizado e, indicó, que para la asignación de tiempo se tomarán en cuenta aspectos como la audiencia y el share en tiempo real.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador y Jesús Ramírez Cuevas. Foto: Especial

Las prohibiciones

En la política que se publicó este miércoles en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se establecen también las siguientes prohibiciones:

  • Presionar, castigar, premiar, privilegiar o coaccionar a los comunicadores o a los medios de comunicación.
  • Realizar erogaciones por concepto de notas, entrevistas o imágenes con fines periodísticos.
  • Otorgar recursos públicos encubiertos que beneficien, directa o indirectamente, a los medios de comunicación.
  • Recibir algún pago, mediante la prestación de servicios de publicidad, impresiones, inserciones y demás relativos a las actividades de comunicación social, salvo lo previsto en la Ley General de Comunicación Social.
  • Difundir publicidad con contenidos y demás fines prohibidos por las disposiciones jurídicas aplicables.