Este viernes, Día Internacional contra la Homofobia, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la firma de un decreto para declarar este día como el Día Nacional de la Lucha contra la homofobia, lesbofobia, transfobia y la bifobia.

“Nadie se puede quedar atrás, vamos a representar a ricos y pobres, quienes viven en el campo y la ciudad, de todas las clases, sectores, de todas las religiones, a libre pensadores, ateos, de todas las corrientes de pensamiento y de todas las orientaciones sexuales e identidad de género”.

Añadió que su Gobierno representa a todas y todos los mexicanos, por lo que este día busca tratar temas como las “libertades y no permitir la discriminación independientemente de la forma de pensar de cada quién”.

“Tenemos que ser respetuosos de las libertades, no es un asunto de tolerancia, es un asunto de respeto a las libertades” dijo.

Cuando la prensa le preguntó si presentaría una iniciativa para que el matrimonio igualitario sea legal a nivel nacional, el Presidente dijo que no era necesario, ya que actualmente ya existe una legislación para proteger los Derechos de las personas.

Durante su conferencia matutina, estuvo acompañado por la Directora del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas; la directora de la Clínica Condesa, Andrea González, Gloria Virginia Davenport, activista; el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez; entre otros.

La titular del Conapred, Alexandra Haas, anunció las acciones que en coordinación con el gobierno federal se implementarán en contra de la homofobia, la transfobia y bifobia que buscan que todas las áreas del Estado garanticen el respeto y la igualdad.

Haas explicó que los servicios de salud serán dignos y apropiados para las personas de la diversidad sexual y se aplicará correctamente el protocolo de atención a esta población.

Asimismo se garantizará también la inclusión laboral y será reforzada la Norma Mexicana en Igualdad y No Discriminación, para que mejoren las oportunidades de todas y todos.

En las escuelas, “nuestras niñas, niños, jóvenes están viviendo auténticas pesadillas sólo por ser quienes son o por cómo son percibidos, no podemos permitir que nuestras escuelas sigan siendo espacios de discriminación y violencia. En la reforma educativa recién publicada ya se indica que el sistema educativo será inclusivo y respetuoso de las diferencias, en conjunto, autoridades, maestros y el resto de la comunidad escolar trabajarán para volver realidad ese derecho”.

Respecto a las investigaciones por crímenes de odio, “todas las procuradurías y fiscalías del país deben atender al protocolo de actuación en los casos que involucren a esta población”.

Además, sobre el mismo tema, este jueves la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) solicitó a las oficinas consulares de nuestro país celebrar el matrimonio entre dos ciudadanos mexicanos, sin distinción de sexo.

Dicha medida fue solicitada por el Canciller Marcelo Ebrard. Mediante un comunicado, la SRE indicó que sería el titular de la Subsecretaría para América del Norte, Jesús Seade Juri, quien realizaría las adecuaciones necesarias a los procedimientos consulares para poder cumplir tal efecto.

Taiwán hace historia, ¿y el resto del mundo?

En coincidencia con la celebración del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, Taiwán aprobó hoy la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, convirtiéndose en el primer país de Asia en tomar esta medida.

No obstante, el panorama para la comunidad de Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales (LGBTTTIQ) en gran parte del mundo, especialmente Latinoamérica, África y Oriente Medio, no es tan favorable.

En Brasil, por ejemplo, se cometen más crímenes contra el colectivo a nivel internacional. Cada 20 horas es asesinado de forma violenta uno de sus miembros.

De hecho, en Brasil se registraron 765 homicidios en los últimos dos años a miembros de esa comunidad, en un país que acaba de recibir en el poder al ultraderechista Jair Bolsonaro, quien mantiene abiertamente un discurso homófobo.

También en México son habituales los asesinatos, con 501 homicidios reportados desde 2013, aunque la cifra se puede duplicar -o incluso triplicar- de acuerdo con las organizaciones de defensa de los derechos LGBTTTIQ.

Y, aunque los derechos de esta comunidad están cada vez más visibilizados en Estados Unidos y el matrimonio igualitario ya existe en 18 estados del país, los grupos conservadores de corte religioso han cobrado fuerza y proclaman que esto representa un peligro para el futuro de la familia y el “orden natural”, por lo que la discriminación sigue existiendo.

Países como Paraguay, Surinam y Guyana, por su parte, concentran los índices de homofobia más altos de América. Además, en Venezuela no existe ninguna ley que defienda los derechos de la comunidad.

En Uruguay existe una legislación única en toda América Latina: la Ley Integral para las Personas Trans de 2018, que suma al matrimonio igualitario, el cual es legal desde 2013.