Este lunes durante su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó por qué decidió asignar personal militar para brindar seguridad a los expresidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

La medida, aseguró, se debe a que es su responsabilidad garantizar la seguridad de todos los mexicanos, “sobre todo cuando está en riesgo la vida o cuando está en riesgo la familia”.

Si lo requieren y se necesita pues lo tenemos que garantizar, sobre todo cuando está en riesgo la vida o cuando está en riesgo la familia de algún servidor público o ex servidor público o cualquier ciudadano, aquí hay protección que se da a periodistas, que se da a quienes están amenazados de muerte y es nuestra responsabilidad, claro, hay que ver en qué circunstancias.

Añadió que será “consciencia de cada quién que vayan buscando aminorar el riesgo para que después puedan autofinanciar su protección” pero indicó que esto se trata de voluntades propias y que él no puede limitar la ayuda.

Sobre la razón por la cual no había hecho público que desde hace tres meses se le había otorgado seguridad a Felipe Calderón, declaró:

La regla de oro de la democracia es la transparencia, pero también hay que cuidad el no afectar la dignidad de las personas, entonces cuando se presentan casos así es de mal gusto darlo a conocer, es ofensivo, porque es una situación delicada, íntima. Luego pasa el tiempo y se presenta una situación parecida con lo del expresidente Fox, pues me da ya la oportunidad de decir que también hay esta situación con el expresidente Calderón.

Luego, el mandatario aclaró que, aunque los ex presidentes tienen personal de seguridad para protegerlos, no es la misma situación que había antes, cuando además recibían una pensión y tenían decenas de personas a su mando.

Quiero decir, con toda claridad, que no se trata de lo mismo de antes porque sí hay diferencias: anteriormente se incluía en el presupuesto una partida para los expresidentes, ya eso no existe, los expresidentes por un decreto recibían un sueldo equivalente a lo que ganaba un secretario de Estado, pero además tenían asignado personal militar y también administradores o personal de la administración pública. Llegaban a tener hasta 80 elementos en total. Era un presupuesto de alrededor de 50 millones de pesos para cada expresidente, entonces ahora pues ya no hay la pensión, ya no hay todo ese personal administrativo.

También detalló que se trata de ocho elementos del Ejército asignados a cada ex mandatario, los cuales tendrán un costo de un 10 por ciento de lo que antes se gastaba en cuidar a los expresidentes de México.

El sábado, el expresidente Vicente Fox publicó en su cuenta de Twitter que un comando armado intentó entrar a su casa, por lo que solicitó la atención de López Obrador, a quien responsabilizó por la seguridad de su persona y de su familia.

El Presidente respondió por la misma vía que ya había solicitado al secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, que creara una guardia de seguridad que protegiera a Fox y a su familia.

Luego, el domingo, el tabasqueño informó que el expresidente Calderón también le había escrito una carta para informarle su preocupación por su integridad física, por lo que decidió asignarle ocho guardaespaldas.