Cientos de manifestantes iracundos, en su mayoría jóvenes, han prendido esta tarde dos patrullas del Gobierno de Jalisco en protesta por el asesinato de Giovanni López, quien fue asesinado por un grupo de policías del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, por no usar cubrebocas, una de las medidas dictatoriales impuestas por el gobernador Enrique Alfaro.

La indignación de los manifestantes no es para menos: hasta hoy al mediodía, a un mes del asesinato de Giovanni, la Fiscalía del Estado no ha detenido a los policías asesinos y han tratado de que no se vincule el crimen con la instrucción dada a los cuerpos policiacos para que se reprima a las personas que no traigan cubrebocas.

En una rueda de prensa ofrecida hoy al mediodía por el Coordinador General de Estrategia de Seguridad del Gobierno de Jalisco, Macedonio Tamez Guajardo, y el Fiscal General, César Octavio Solís, se les cuestionó en reiteradas ocasiones por la indagatoria, ofreciendo respuestas vagas y afirmando que a Giovanni se lo llevaron los policías por presentar una conducta agresiva.

Esto es, los funcionarios estatales evadía una y otra vez las preguntas respecto al origen real de la detención.

Luego los funcionarios dijeron que el motivo de su detención por autoridades del Ayuntamiento de Ixtlahuacán no fue por no portar cubrebocas, sino por una falta administrativa, ya que “se mostró agresivo”.

“No hubo lesiones por arma de fuego, equivocadamente se ha señalado este en algún medio, no hubo lesiones por armas de fuego, todas fueron por objetos contundentes, o sea por golpes. En segundo lugar señalamos que la detención fue por una falta administrativa, según el propio informe del Ayuntamiento de Ixtlahuacán de los Membrillos” dijo Macedonio Tamez Guajardo, de la coordinación general de Seguridad.

“En tercer lugar quiero puntualizar que de acuerdo con los informes no fue detenido por la falta de uso de cubrebocas como también se ha señalado. La propia autoridad municipal dice que fue detenido por falta administrativa porque se mostró agresivo con los elementos de seguridad bajo los efectos de alguna sustancia ”, se justificó Tamez Guajardo.

Por su parte, Gerardo Solís Gómez, el fiscal General de Jalisco, indicó que según sus investigaciones, al joven se le ingresó a las celdas de la cárcel municipal donde pernoctó.

Luego lo sacaron para llevarlo al área de atención médica y falleció en el camino. 

Era de esperarse que la tibieza del Gobierno de Alfaro para dar justicia a este crimen iba a incrementar el enojo de los manifestantes que este jueves hicieron trendign topic en twitter con el hashtag #JusticiaParaGiovanni el cual incluso también se logró posicionar en inglés #JusticeForGiovanni, siendo compartido por personalidades como el cineasta Guillermo del Toro, por el grupo Molotov y por miles de ciudadanos hartos de la complacencia de este tipo de conductas.

Foto: Héctor Escamilla

Los manifestantes quemaron dos patrullas y rompieron una puerta del Palacio de Gobierno, además de las instalaciones de la Secretaría de Finanzas, ante lo cual el Gobierno de Jalisco no mandó a sus elementos, sino que la labor de contención fue por parte de las fuerzas policiacas del Gobierno de Guadalajara, que encabeza Ismael del Toro, un personaje gris en la política que fue colocado ahí por el Gobernador Enrique Alfaro, para cuidar sus intereses, al igual que lo hizo cuando Alfaro dejó la Alcaldía de Tlajomulco.

Fue así que elementos de la Policía de Guadalajara fueron los inicialmente enfrentaron a los manifestantes con gases lacrimógenos, y luego se sumaron elementos estatales y entre ambos grupos hicieron detenciones e incluso agresiones a periodistas, como la que sufrió el fotógrafo del diario El Informador, Fabricio Atilano, quien tuvo que ser defendido por compañeros de la prensa ya que fue pateado en un par de ocasiones por el simple hecho de estar tomando fotografías de lo que estaba ocurriendo.

Foto: Héctor Escamilla

Cabe recordar que cuando Enrique Alfaro era Presidente Municipal de Guadalajara, en el periodo 2015 a 2018, contrató en la Policía de Guadalajara a Filiberto Ortiz Amador, alias El Pinto, un personaje con muchas denuncias por tortura, lo cual no fue impedimento para que se quedara a trabajar en la dependencia como coordinador de un área.

Al ver que la exigencia de justicia para Giovanni se le salió de control, el Gobernador Enrique Alfaro, como es su costumbre, quiso aprovechar políticamente la demanda para subirse a la ola de indignación, a través de un mensaje en Facebook:

“Quiero decirles a las y los jaliscienses, de frente como siempre lo he hecho, que a mí también me duele, que también a mí me indigna y me da rabia que pasen estas cosas en México. Yo también quiero #JusticiaParaGiovanni y quiero justicia para todos los ciudadanos y haré todo lo que esté en mis manos para que eso suceda”.

“Los vamos a matar” decían policías

Cuando sucedía la manifestación afuera de Palacio de Gobierno, los elementos de seguridad del interior se preparaban para repeler la agresión con una consigna en contra de los manifestantes: “los vamos a matar”, lo cual puede escucharse en este video

Habla la familia de Giovanni

Los policías que se llevaron a Giovanni el 4 de mayo, llevaban a 7 personas más en la patrulla, aunque al parecer los policías sólo agredieron al joven que terminó siendo asesinado por los elementos.

Cristian Daniel López Ramírez, hermano de Giovanni, quien estuvo en el lugar de la detención, contó al diario El Informador que él y su familia se encontraban afuera de su casa para ir a cenar cuando llegó una patrulla, y fueron directo hacia ellos.

“Llevaban a varios arriba, eran como siete personas en la patrulla, pero a ellos no los golpearon ni nada”.

“No nos dieron chance de meternos o ponérnoslo (el cubrebocas), cuando de repente llegó un elemento y lo agarró y dijo que se lo iban a llevar y nosotros dijimos que por qué, y mi tia les dijo que iban a cenar”, relató al diario jalisciense.

“Empezaron a agarrarlo y a golpearlo entre 10 policías. Empezaron a gritar los vecinos que se empezaron a salir, ‘háblenle al doctor Eduardo’ que es el Presidente Municipal”.

Christian, joven asesinado. Foto: Especial

Cristian contó al Informador que el comandante de la unidad lo agarró del cuello y empezó a forcejear con éste al tiempo en el que los demás comenzaron a golpear a Giovanni.

Entonces corrió a su casa por el teléfono y empezó a grabar. Fue cuando escuchó que el comandante amenazó con asesinar a Giovanni. “Si me lo matas, yo sé quién fue, de todos modos te estoy grabando”, le gritó Cristian.

Después de que se lo llevaron se organizaron para llamar al Presidente Municipal, Eduardo Cervantes Aguilar.

“Él dijo que nos lo iban a regresar vivo y en la mañana como a las 10 que fuéramos por él”.

Les advirtió que sólo tendría que hacer trabajo comunitario por no traer el cubrebocas, pero la preocupación de Cristian era otra.

“¿Me lo vas a entregar vivo o muerto?”.

“¿Me lo vas a entregar vivo o muerto?”, le preguntó. “Tú ven por él, a las 10 te lo entrego”.

Al día siguiente él se fue a su trabajo y su tía fue por Giovanni. Sin embargo, en la Comisaría le informaron que no lo tenían, que estaba grave y que se lo habían llevado al Hospital Civil.

Ella esperó en la Comisaría y mandó a su hermana a revisar al Hospital Civil, donde le informaron que no estaba.

Al no encontrarlo por ningún lado, la tía se comunicó con la síndico del municipio, Yareni Alejandra Covarrubias, quien le dijo que Giovanni estaba finado. “Nunca pensé que por un cubrebocas iban a matar a mi hermano”.

La familia fue con el Presidente Municipal para reclamarle por la muerte de Giovanni, quien se deslindó de los hechos al atribuir la muerte del joven a la golpiza de sus elementos.

Aquí puedes ver la transmisión en vivo 👇

Estalla Jalisco vs Alfaro

Publicado por Polemon en Jueves, 4 de junio de 2020

Cuando la Policía de Guadalajara buscaba alejar a los manifestantes, sobre la Avenida Vallarta , a dos cuadras de Palacio de Gobierno, una persona se acercó por detrás a un elemento de seguridad y le prendió fuego luego de rociarle un líquido flamable.

Los actos de violencia se daban en diversas calles del centro de la ciudad

La violencia en las detenciones fueron la constante, como por ejemplo este abuso policiaco en el que Los golpes y las patadas provocaron que un joven se desmayara. Aquí un tweet de cuando lo detenían y otro cuando lo dejan inconsciente.