A pesar de ser indispensable para identificar, medir y analizar problemas y condiciones de salud que afectan a los mexicanos, el presupuesto para vigilancia epidemiológica disminuyó 71.2 por ciento en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, como proporción del presupuesto total anual en salud pública.

Esta variación relativa implica que, al día de hoy, el Gobierno de México destine menos de la tercera parte en este rubro de lo que invirtió hace una década.

En los últimos tres años del Gobierno de Felipe Calderón, la variación relativa del presupuesto aprobado de vigilancia epidemiológica fue negativa (51.6 por ciento).

Esto significa que el dinero de este programa, que depende de la Dirección General de Epidemiología (DGE) pasó de 1 mil 290 millones 322 mil 437 pesos en 2010, a 787  millones 647 mil 244 pesos en 2012.

Luego, con Enrique Peña Nieto al frente del país, también hubo una caída en este presupuesto. Entre 2013 y 2018, se redujo 3.1 por ciento, mientras que la variación absoluta significó una reducción de 2.5 por ciento en seis años.

Así, el presupuesto de 2018 (618 millones 177 mil 804 pesos) resultó inferior al de 2013 (634 millones 173 mil 187 pesos).

Lo anterior significó un contraste con el compromiso de la Secretaría de Salud de Peña Nieto de “consolidar e incrementar la vigilancia epidemiológica, la prevención y el control de las enfermedades transmisibles como VIH, Sida, Tuberculosis, Influenza y Dengue”.

Por si fuera poco, en los últimos diez años, la caída del presupuesto del programa de vigilancia epidemiológica coincidió con el declive gradual del gasto neto en salud por parte del Gobierno federal, como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Así, mientras que en 2010 México destinó 2.7 por ciento de su PIB en salud pública, en 2019 sólo invirtió el 2.4 por ciento y, en 2020, un gasto equiparable al 2.6 del PIB.

Cambios en el presupuesto

Cuando la epidemia de Influenza AH1N1 amenazó a México entre 2009 y 2010, el Gobierno federal inyectó dinero a este programa.

Según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), entre 2008 y 2009, el presupuesto para la vigilancia como proporción del presupuesto en salud pública fue 5.4 veces mayor; entre 2009 y 2010 tuvo un aumento relativo de 45.9%.

Lo mismo pasó entre 2015 y 2016, cuando el presupuesto para la vigilancia aumento 12.7 por ciento, luego de una alerta internacional por el brote epidémico causado por el virus del Zika.

En 2010, 2011, 2013 y 2014 las modificaciones al presupuesto autorizado sumaron un total de 186 millones 377 mil 8 pesos.

Pero tan sólo en 2013, cuando los legisladores autorizaron 80 millones 164 mil 863 pesos adicionales al PEF original para fortalecer la vigilancia epidemiológica, el nivel de gasto fue menor al presupuesto modificado.

Ese año se autorizaron 714 millones 338 mil 50 pesos, y sólo se erogaron 713 millones 902 mil 428 pesos.

Por el contrario, en 2012, 2015, 2016, 2017 y 2018, el presupuesto original del programa fue menor. En total, el Gobierno redujo 290 millones 478 mil 950 pesos.