En los seis años de su mandato, Enrique Peña Nieto, incrementó sus ahorros de 14 a 22 millones de pesos.

Para que un trabajador con un ingreso promedio alcance esa cifra, necesitaría laborar durante 2 mil años y con un ritmo de ahorro de siete por ciento de sus ingresos mensuales para igualarlo.

Los datos se desprenden de un análisis realizado por la revista Vice, a partir de las declaraciones patrimoniales que entregó el mandatario a la Secretaría de la Función Pública.

Al recibir la banda presidencial, Enrique Peña Nieto, tenía en su cuenta bancaria 14 millones de pesos, y cuando entregue el gobierno tendrá a su disposición poco más de 22 millones de pesos que mantiene en una cuenta bancaria, un fondo de inversión, monedas y metales, el seguro de separación individualizado y otras inversiones.

El 79 por ciento de los trabajadores mexicanos  que pertenecen a la Población Económicamente Activa, gana entre dos mil 400 y 12 mil pesos al mes, pero aun así cada uno de ellos necesitaría dos mil años de trabajo para igualar sus percepciones económicas. 

El nombre de Peña en una de las tiendas más caras para hombres en Beverly Hills. Foto: Especial.

El sueldo mensual de Peña Nieto es de 260 mil pesos. Según el reportaje de Vice, la cuenta de ahorros del mandatario se benefició de un fondo de inversión que se incrementó de 10 millones, en 2013, a 15 millones, en 2018.

También en ese mismo periodo el seguro de separación individual del que gozan los presidentes aumentó de 41 mil pesos a 3 millones de pesos. Su cuenta de ahorros también tuvo un aumento de 150 mil a 500 mil pesos, y otros rubros, como el ahorro en monedas y metales, se mantuvo estable.

Vice destaca que Peña Nieto tuvo un buen arranque de gobierno y logró en apenas dos años, —gracias al Pacto por México— 11 reformas en los sectores educativo, energético, fiscal, político y de telecomunicaciones, lo que atrajo la mirada de observadores internacionales. Incluso el semanario británico The Economist bautizó aquel instante como The Mexican Moment.

Enrique Peña Nieto. Foto: Especial.

Sin embargo, su imagen positiva comenzó a caer a partir de 2014 cuando 43 estudiantes de la normal superior Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, desaparecieron, lo que derribó su popularidad hasta un 39 por ciento.

Además, en noviembre del mismo año, el equipo de Aristegui Noticias reveló que el mandatario poseía una mansión adquirida a un contratista del gobierno, la llamada “Casa Blanca”, lo que hizo que el declive fuera más dramático.

Mientras eso ocurría, el ahorro del presidente continuó a buen ritmo. Un ejemplo de ello, es el seguro de separación individualizado, una prestación decretada en 1998 por el entonces presidente Ernesto Zedillo Ponce de León.

 El Manual de Percepciones de los Servidores Públicos lo define como “un beneficio del seguro de vida correspondiente, el cual tiene como finalidad fomentar el ahorro de los servidores públicos de mando y de enlace, para el momento de causar baja o separación del servicio en la dependencia”.

Se forma con una aportación voluntaria del funcionario que es duplicada por la entidad gubernamental para la que trabajó.

Cuando arrancó su gobierno, Peña Nieto tenía en ese seguro 41 mil 821 pesos. En 2014 –el año más crítico de su gestión– reunió 560 mil 776 pesos. En 2016, ya contaba con un millón 698 mil 90 pesos, y el año pasado declaró dos millones 322 mil 326 pesos. A la fecha tiene tres millones de pesos.

El expresidente Ernesto Zedillo, creador del seguro de prestación individualizado. Foto: Especial.

Vicente Fox, quien gobernó México de 2000 a 2006, se fue con 4.1 millones de pesos; Felipe Calderón, cuyo sexenio fue de 2006 a 2012, tuvo en ese seguro 3.7 millones de pesos. Y, aunque Zedillo lo decretó, no hay registros oficiales de a cuánto ascendió ese beneficio.

Durante el mensaje alusivo al Sexto Informe de Gobierno, Peña Nieto sostuvo que una vez abandone la residencia Los Pinos, vivirá en el Estado de México, entidad que gobernó de 2005 a 2011. Falta ver, si el presidente electo Andrés Manuel López Obrador cumple su promesa de retirar la pensión a todos los expresidentes. De ser así, Peña Nieto tendrá que disponer únicamente de los ahorros que hizo durante su gobierno.