Durante los seis años que duró el Gobierno de Enrique Peña Nieto, se donaron poco más de 8 mil millones de pesos a mil 372 organizaciones no gubernamentales (ONG).

No obstante, entre las 10 que más dinero recibieron, ocho tienen algún tipo de relación con empresarios multimillonarios, contratistas, funcionarios de su gobierno o políticos priístas.

Según un reportaje publicado este miércoles por méxico.com, las 10 asociaciones civiles que mayores beneficios obtuvieron del dinero público entre 2013 y 2018 fueron:

  • Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes
  • Poder Cívico
  • Educadores Somos Todos
  • Fundación UNAM
  • Puerto Cultura
  • Fundación Organizados para Servir
  • Servi Museos
  • Fundación Mídete
  • Bonbajel Mayaetik
  • Más Libros Mejor Futuro

En conjunto, estas empresas se llevaron mil 710 millones de pesos, lo equivalente a la quinta parte de todo el presupuesto destinado a actividades filantrópicas durante el peñanietismo.

México.com señala que esta información se encontró tras revisar fuentes oficiales, como los informes de donativos que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le entrega cada trimestre al Congreso de la Unión, el directorio de donatarias autorizadas para recibir donativos deducibles de impuestos, el Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil, el Registro de Servidores Públicos y el portal de compras del gobierno federal.

Así, en la primera entrega de su reportaje, se presenta la información relacionada en las organizaciones que, a pesar de pertenecer a empresarios multimillonarios, buscan recursos del gobierno para realizar sus labores filantrópicas.

Las empresas de Salinas Pliego

Ricardo Salinas Pliego es dueño de Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes A.C., misma que se benefició con dinero del Gobierno anterior.

Dicha fundación se identifica públicamente, según méxico.com por su programa de orquestas infantiles y juveniles Esperanza Azteca.

Esperanza Azteca nació en 2009, según indica, como un proyecto social-musical para niñas, niños y jóvenes de escasos recursos, “gracias a Ricardo B. Salinas Pliego” y a “la suma de esfuerzos” de gobiernos federales y estatales.

No obstante, según las fuentes oficiales, las orquestas son posibles gracias, en su mayoría, al dinero público y no al del empresario, quien es el quinto hombre más rico de México.

De acuerdo con los informes presentados sobre donativos y subsidios entregados cada trimestre al Congreso, Asociación Azteca Amigos fue acreedora de 807 millones 885 mil 996 pesos entre 2013 y 2018.

Así, el 62 por ciento de los donativos recibidos por esa fundación son recursos federales, según sus propios reportes anuales hechos ante la SHCP. Dicho de otra manera, seis de cada 10 pesos recibidos, los puso el gobierno de Peña Nieto.

Asimismo, otro 19 por ciento de los donativos provienen de otras instancias gubernamentales, lo que significa que el 81 por ciento de sus ingresos son de origen público.

Además, la investigación periodística hecha por la organización Quinto Elemento Lab, “La Falsa Filantropía de Salinas Pliego”, las orquestas recibieron entre 2009 y 2018 casi mil 700 millones de pesos en recursos públicos de secretarías de Estado, el Congreso de la Unión, empresas públicas y gobiernos estatales y municipales.

Pero esa no es la única ONG de Salinas Pliego. Fundación TV Azteca A.C recibió 48 millones de pesos durante el gobierno de Peña Nieto por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex), la CFE, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Mexico.com  indica en su reportaje que buscó a la fundación para incluir su postura, pero que ésta no respondió.

Por su parte, señala que Salinas Pliego “ha demostrado ser un personaje camaleónico”, pues con Enrique Peña Nieto tuvo buena relación, pero conforme notó los cambios políticos que se avecinaban, comenzó a apostar por Andrés Manuel López Obrador.

Así, señala el reportaje, durante el 25 aniversario de TV Azteca, el “convidado especial” fue AMLO, para quien ahora colabora como parte del Consejo Asesor Empresarial.

Poder Cívico A.C.

En segundo lugar de las asociaciones más favorecidas durante el sexenio anterior se encuentra Poder Cívico A.C., cuyo director es Andrés Roemer Slomianski, quien se ha desempeñado tanto como conductor de TV Azteca, como cónsul de México en San Francisco, a petición de Peña Nieto.

En 2016, Peña Nieto lo nombró también representante de nuestro país ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Cuando se le ha cuestionado sobre un posible conflicto de interés, Roemer lo ha negado rotundamente, explicando que mientras fue representante en la UNESCO dejó su cargo en la asociación civil, pero aceptó que durante sus primeros años como cónsul sí presidía la misma.

“Yo nunca he recibido dinero. Poder Cívico lo recibe, pero yo no. Andrés Roemer no recibe dinero. Que quede claro: una cosa es la persona y otra la institución”, declaró.

Poder Civico recibió 180 millones de pesos del gobierno de Peña Nieto entre 2013 y 2018, todos provenientes de la Secretaría de Cultura, para la organización del Festival Internacional de Mentes Brillantes de la Ciudad de las Ideas (CDI).

Y, a pesar de que ese festival cuenta con Ricardo Salinas Pliego como uno de sus patrocinadores más importantes, según los propios portales de CDI, Grupo Salinas e incluso Roemer, las cifras públicas indican que el mayor patrocinador económico ha sido el gobierno.

Así, entre 2014 y 2017, Poder Cívico reportó a Hacienda haber recibido donativos mayores a 382 millones de pesos, de los cuales, 26 por ciento fueron aportados por el gobierno federal y 39 por ciento por otros entes públicos.

Esto significa que, por cada peso que ingresa a Poder Cívico, 65 centavos provienen de alguna entidad gubernamental y 35 por ciento de la iniciativa privada.

Según méxico.com, en los documentos recuperados no aparecen los ingresos que Poder Cívico consiguió por la venta de entradas al festival; no obstante, Roemer asegura que se trata de aproximadamente 4 millones de pesos anuales, mismos que aparecen declarados ante la SCHP como “patrocinadores diversos”.

Por otra parte, al justificar los impactos del festival, Poder Cívico reportó al gobierno federal que los beneficiarios no son sólo los asistentes, sino los visitantes a sus redes sociales, los cibernautas que navegan en su sitio web y los televidentes que sintonizan la cobertura del festival por los canales de TV Azteca, por lo que, según ellos, se benefician millones.

Para concluir, México.com preguntó a Roemer si temía que el gobierno de López Obrador le quitara los donativos a la Ciudad de las Ideas, pero la respuesta fue negativa.

“Nosotros vamos a hacer la Ciudad de las Ideas, probablemente con más o con menos recursos. Los cambios tecnológicos es lograr lo más que se pueda con lo mismo o lo mismo con menos”, expresó.

Desde la Secretaría de Cultura

Los informes de los donativos que el gobierno anterior hizo, da cuenta que fue la Secretaría de Cultura (antes Conaculta) la que más recursos entregó a las asociaciones civiles, es decir, 6 mil 500 de los 8 mil millones de pesos donados entre 2013 y 2018.

De hecho, fue de esta institución, de donde salió la mayor parte del dinero que recibieron las fundaciones de Ricardo Salinas Pliego o que están relacionadas con él.

Al respecto, el director de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura, Antonio Martínez, dijo que su dependencia seguirá entregando apoyos a la cultura, pero con nuevas reglas de operación, buscando que sea más justo y democrático el acceso.

Sobre los millones que recibían organizaciones como Asociación Azteca Amigos de la Cultura o Poder Cívico, el funcionario aseguró que eso cambiará.

“El hecho de que ahora (los apoyos) se entreguen mediante reglas de operación modifica la manera en cómo se entrega el dinero”, indicó.

También había conflicto de interés

La asociación Servi Museos A.C., responsable de la administración del Papalote Museo del Niño en Monterrey, fue otra de las que más donativos recibieron por parte del gobierno federal.

El presidente de esa asociación, Mauricio Amodio Herrera, también es director de Grupo CAABSA, una empresa que ganó la licitación para construir el tercer y último tramo del tren interurbano que comunicará Toluca con la Ciudad de México, en un concurso donde se reportaron varias irregularidades.

Dicho proyecto, cotizado en 10 mil millones de pesos para el gobierno federal, debía quedar terminado en diciembre de 2016, pero aún hoy está inconcluso.

Además, CAABSA también recibió en 2014 un contrato de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por 173 millones de pesos para la ampliación de la Avenida Paseo de la República, en Querétaro, y formó parte del concurso para la construcción de las redes exteriores de distribución de servicios del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que fue cancelado.

Además de Amodio Herrera, Servi Museos A.C. tiene socios como Héctor Hernández-Pons Torres, presidente del Consejo de Administración de Grupo Herdez; Rodrigo Sánchez Mejorada Velasco, CEO de Comex hasta 2016 y Marinela Servitje Montull, hija de Lorenzo Servitje, quien fuera dueño de Bimbo.

Y, pese a contar con el respaldo de varios empresarios importantes, Servi Museos A.C. reveló en sus informes ante Hacienda que, de cada peso que le ingresa por donación, 61 centavos provienen del gobierno.

También reporta ingresos obtenidos con la venta de entradas al museo y la venta de otros productos.

Se terminan esos apoyos: AMLO

Este lunes, López Obrador aseguró que ningún organismo de la sociedad civil será acreedor de ningún tipo de apoyo por parte del gobierno federal.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en rueda de prensa. Foto: Especial

Además, el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, indicó que todos los apoyos se darán directamente a los beneficiarios y no a las asociaciones civiles.

“Si son (organizaciones) no gubernamentales, deberían tener un funcionamiento independiente del Estado. Y cuando se trata de una función que, de acuerdo a la Constitución, debe cubrir el Estado, ¡la tiene que hacer el Estado! No a través de intermediarios”, explicó.