En el 2015 con el desplome en los precios del petróleo, Enrique Peña Nieto pudo bajar el costo de la gasolina, sin embargo optó por hacer lo contrario y  siguieron los aumentos con tal de homologar los precios en las gasolineras.

En aquella fecha, el litro magna estaba en .91 dólares americanos al tipo de cambio de entonces, y la premium 97 centavos de la moneda estadounidense, mientras que en Estados Unidos el litro de la primera no superaba los 52 céntimos y la premiun estaba en .68 unidades de su moneda.

Estos constantes aumentos en el precio del hidrocarburo generaron que en menos de un sexenio se viera afectada la economía de las familias mexicanas, pues tanto alimentos como diversos productos, incluido el transporte público subieron de precio.

Peña Nieto prometió en al menos dos ocasiones durante su mandato que no habría “gasolinazos”. Fue en diciembre del 2015 cuando el ex mandatario afirmó en un mensaje a la nación, que: “A partir de este momento, en 2015 ya no habrá gasolinazos. Gracias a la Reforma Hacendaria, por primera vez en cinco años, ya no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina, el diésel y el gas LP”.

Y ya para el 2017, Peña Nieto justificó que el aumento en el costo del combustible provenía del exterior, no de su Reforma Energética.

Este 2020, el escenario es prácticamente el mismo, los precios internacionales del petróleo se han desplomado, pero en lugar de aumentar el costo de la gasolina como lo hizo Peña Nieto,  López Obrador, ha decidido aprovechar la caída del crudo para que los mexicanos, ante la subida del dólar, no resientan tanto la crisis que han generado la situación global actual.

El pasado 22 de marzo, el tabasqueño lanzó un video en sus redes sociales que grabó desde una gasolinera en el estado de Oaxaca, el cual recorrió el fin de semana por el natalicio de Benito Juárez.

En el clip, AMLO afirma que la caída internacional de los precios del petróleo  afectará a México, pues el petróleo que se extrae en el país también ha bajado de precio, lo que sumado a la pandemia de COVID-19 ha generado una crisis económica mundial.

También mencionó que le apena que México tenga que comprar gasolina a otras naciones, cuando el país produce petróleo, por lo afirma que ya se rehabilitan las refinerías y se avanza la construcción de Dos Bocas, Tabasco.