Entre 2015 y 2018, ya con la Reforma Energética andando, el Gobierno de Enrique Peña Nieto firmó 110 contratos con empresas petroleras durante tres rondas de licitación, tres asociaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) y cuatro migraciones, según la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

No obstante, SinEmbargo revela que, tras revisar los contratos, sólo nueve de esos contratos -firmados durante la Ronda Uno en 2015 y 2016- están en fase de desarrollo o producción y son propiedad de ENI, Hokchi y E&P, Diavaz, Strata y Lifting.

El resto, es decir 91 por ciento, continúa apenas en la etapa de inicio de exploración o evaluación para descubrimiento de petróleo. Asimismo, en Veracruz hay un contrato abandonado por Canamex Energy y otro suspendido, por Renaissance Oil Corp.

Recientemente, la CNH anunció la cancelación de la Ronda 3.2 y 3.3, en las que serían licitadas áreas en Tamaulipas y Veracruz que implicaban fracking. También aplazó por seis meses las asociaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) hasta revisar los avances de las compañías que ya fueron adjudicadas.

Al respecto, el investigador en el sector energético de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco, Nicolás Domínguez, indicó que hasta julio de 2018 se habían acumulado 760.2 millones de dólares de inversión de los 200 mil millones que se esperan.

Añadió que el ex Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, únicamente se centraba en que hubiera más inversionistas pero no revisaba que se estuviera extrayendo el petróleo. También explicó que el bajo monto de inversión es porque el precio del barril del crudo, entre los 50 y 55 dólares, no genera ganancias.

“Cuando se dio la Reforma Energética en el año 2013 y luego en el 2014 que se aprobaron las leyes secundarias, el precio del barril de petróleo superaba los 100 dólares. Pero en el 2015 bajaron los precios a 20 dólares y eso hizo que no hubiera incentivos para sacar mucho petróleo; estaba demasiado barato y esas inversiones no saldrían con ganancias”, dijo.

Sobre el tema, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que no es posible seguir entregando territorios para la extracción de hidrocarburos si no hay inversión ni producción.

Áreas petrolera en exploración y producción. Imagen: CNH.

Aclaró que no se cancelarán los contratos para que no haya desconfianza, pero que solicitará a las empresas que recibieron contratos que demuestren que van a invertir y que van a producir petróleo.

Así, dio un plazo de tres años a las siguientes 74 empresas para que empezaran a producir petróleo:

Sierra Oil & Gas

En la Ronda 1.1 de aguas poco profundas celebrada en 2015, el consorcio formado por Sierra Oil & Gas, Talos Energy y Primer Oil Exploration (México, Estados Unidos y Reino Unido) recibió dos contratos para explorar y explotar frente a la costa de Veracruz y Tabasco.

Tres años después, van apenas en la fase de exploración que tiene como límite septiembre de 2019.

El investigador Fabio Barbosa indicó que el litoral de Tabasco es la mejor zona petrolera por ser crudo ligero y que es el primero que podría dar resultados.

Sin embargo, este diciembre Sierra Oil & Gas -con capital de Infraestructura Institucional de Jerónimo Gerard, cuñado de Carlos Salinas de Gortari- fue comprada por la empresa alemana DEA Deutsche Erdoel. El acuerdo será cerrado en la primera mitad de 2019.

“Sierra se va de México, transfiere sus propiedades a la empresa alemana, porque se complicaron sus inversiones y planes de desarrollo en México: encontraron un yacimiento más extenso de lo que se esperaba y desborda los límites del bloque 7” aseguró Barbosa a SinEmbargo.

Ahondó que en este caso no se trata de que un político decrete los límites, sino de un problema técnico de geología de ver hasta dónde se extienden las formaciones.

“No es tanto de sujetarse a un esquema rígido establecido por la legislación. La geología nos obliga a seguir un curso inesperado determinado por la propia realidad de que el yacimiento se extendía más allá de los límites del bloque”, agregó.

Cinco zonas en desarrollo

Países que han firmado contratos para explorar y producir. Imagen: CNH.

Barbosa explicó a SinEmbargo que la empresa italiana ENI México es una de las que más pozos ha perforado y ha estado desarrollando tres campos en el litoral de Tabasco que ya habían sido descubiertos.

“La empresa ha adoptado una política, desde antes del anuncio del gobierno, de acelerar la producción por lo que está pensando traer a las costas de Tabasco por primera vez un sistema de explotación que implica colocar una unidad de carga, proceso y exportación”, indicó.

El 30 de noviembre de 2015, en la Ronda 1.2, ENI México firmó un contrato para un área frente a la costa de Tabasco. Actualmente se encuentra desarrollando cuatro pozos en aguas poco profundas.

“También tenemos otra gran empresa que se llama Hokchi, que es de Argentina. Desde antes que López Obrador estuviera fijando estas condiciones, decidió perforar muchos más pozos de los que tenía en su compromiso. Es posible que tengamos una producción temprana en estos pozos”, contempló Barbosa.

Hokchi Energy, en alianza con la empresa argentina E&P Hidrocarburos, firmó el contrato el 7 de enero de 2016 en la Ronda 1.2 y ya se encuentra desarrollando cinco pozos en aguas poco profundas, más que ninguna otra.

Fieldwood Energy E&P México y Petrobal Upstream Delta (Estados Unidos y México) se encuentran por empezar a desarrollar dos pozos en frente de la costa de Campeche.

Por su parte, Strata CPB, Diavaz y LIfting, las otras tres compañías -todas mexicanas- que también están produciendo, lo hacen en cinco áreas terrestres de Nuevo León, Chiapas y Veracruz tras firmar contratos en la Ronda 1.3 en mayo y agosto de 2016.

Los pozos con los que cuenta Pemex

Andrés Manuel López Obrador ha anunciado que dará inicio en Campeche la perforación de “una buena batería de pozos petroleros” para detener la caída en la producción y empezar a producir más petróleo crudo.

“Decían que para estos días íbamos a estar produciendo tres millones de barriles diarios y se están extrayendo un millón 760 mil barriles diarios, como 42 por ciento menos de lo estimado”, dijo sobre la caída de la producción.

Los analistas que consultó el equipo de SinEmbargo indicaron que es posible que Pemex perfore pozos en Campeche, Tabasco y Veracruz, luego de que se invierta como se planea hacer con 75 mil millones de pesos.

“Frente a las costas de Campeche tenemos un paquete de casi 20 pozos vírgenes, no se han explotado a pesar de que han sido descubiertos algunos desde la administración del ingeniero Jorge Díaz Serrano (1976-1981). En 1978 se descubrió un campo y en 1982 se descubrió otro yacimiento. Luego en la década de 2000 a 2010, se han ido descubriendo otro conjunto de campos muy importantes”, dijo Barbosa.

Agregó que no se han desarrollado porque son pozos petroleros con aceite muy pesado que se encuentra en tirantes de agua de mayor profundidad, pero que es necesario impulsar la tecnología que permita facilitar la explotación de dichos aceites y elevar la eficiencia de recuperación.

Por su parte, el investigador de la UNAM, Nicolás Domínguez, explicó que los yacimientos donde hay petróleo están en Campeche, Veracruz y todo el litoral de Tabasco, por lo que la propuesta del nuevo Gobierno Federal es, en vez de explotarlo, aprovecharlo en las refinerías.

Sobre el anuncio que se hizo a tres días de terminar el sexenio de Peña Nieto, del hallazgo de un yacimiento en Ixachi 1, en Veracruz, Barbosa explicó que ya había sido descubierto, pero que ahora se reportó la ampliación de las estimaciones de potencial petrolero a partir del descubrimiento de un tercer pozo.

“Este descubrimiento es importante. Nos permitirá mejorar el abasto a nuestras plantas petroquímicas y contar con el gas doméstico llamado LP, cuyo precio se viene elevando de manera alarmante que lo coloca fuera del alcance de la capacidad de compra de alguna parte de la población y la obliga a estar quemando leña; un retroceso. El hallazgo contribuirá a disminuir importaciones de gas”, dijo.