Elba Esther Gordillo Morales reapareció en escena pública, después de haber pasado más de cinco años en prisión, desde que en 2013 se le aprehendiera por los cargos de lavado de dinero y delincuencia.

Su regreso mediático en el Hotel Presidente de Polanco fue contundente, el día que vuelven a clases 26 millones de niños y adolescentes en el nuevo ciclo escolar que pone en marcha la primera fase del Nuevo Modelo Educativo de la Reforma Educativa.

“Recuperé la libertad y la Reforma Educativa se ha derrumbado”, advirtió Elba Esther.

La maestra brindó un discurso en el que quiso dejar en claro su fuerza como personaje político, sus diferencias con la administración de Enrique Peña Nieto y el papel activo que seguirá jugando en el ámbito educativo del país.

“Soy inocente”, exclamó en su primer mensaje, repleto de sentencias que reflejan el carácter duro que siempre distinguió a la maestra antes de su encarcelamiento.

“Hoy esta guerrera está en paz y las maestras y maestros de México a ellos les ofrezco una disculpa, lamento que hayan sido sometidos a una persecución política y mediática que tenía por objeto hacer sus conquistas laborales, destruirlas y atomizar a su organización sindical”, dijo.

Regreso de Elba Esther Gordillo. Conferencia en el Hotel Presidente de Polanco. Foto: Notimex

Regreso de Elba Esther Gordillo. Conferencia en el Hotel Presidente de Polanco. Foto: Notimex

En 26 de febrero de 2013 el entonces procurador de la República, Jesús Murillo Karam, informó que la maestra había sido detenida por estar presuntamente involucrada en desvíos de recursos de los trabajadores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) hacia otras cuentas personales.

La maestra no se guardó indirectas para la administración saliente que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, quien a sólo unos meses de haber asumido la presidencia respaldó su aprehensión y posterior encarcelamiento en el Reclusorio Femenil de Santa Martha Acatitla.

“Aquí tienen la imagen que ha predominado durante cinco años respecto a mi persona y es producto de una persecución política de acoso, es el producto de un expediente basado en mentiras y acusaciones falsas para hacerme ver culpable de algo que no cometí”, dijo la maestra, mientras apuntaba a una pantalla que estaba a su espalda, en la que se proyectó la imagen más difundida durante su arresto, de ella tras de las rejas.

Los últimos dos años la ex lideresa, de 73 años de edad, permaneció en prisión domiciliaria en un departamento ubicado en Polanco, en la Ciudad de México, hasta este 7 de agosto de 2018.

Los días previos a su reaparición pública, Elba Esther Gordillo acaparó los titulares de varios impresos que especularon con su incorporación al gabinete de Andrés Manuel López Obrador, pues justo el día en que los tribunales la exoneraron de los delitos que se le imputan, AMLO recibió su constancia de Presidente Electo por parte de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal.

Regreso de Elba Esther Gordillo. Conferencia en el Hotel Presidente de Polanco. Foto: Notimex

Vestida con un sencillo traje sastre en color negro, sin joyería evidente, y visiblemente más delgada de lo que se le conocía, Gordillo Morales leyó su mensaje en aproximadamente 13 minutos sin admitir una sola pregunta.

En el salón donde se efectuó el evento estaban familiares, entre ellos su yerno, Fernando González, así como profesores integrantes de las Redes Sociales Progresistas y otros movimientos del magisterio.

“Debemos estar a la altura de esta nueva etapa de México. Vamos por la excelencia de la educación pública, laica y gratuita. Es preciso enfrentar el momento y recuperar la fortaleza”, agregó.

*Publicado originalmente en Reverso