La crisis económica por el Covid-19 no toca a los diputados locales de Nuevo León ni a los de Jalisco. En plena contingencia sanitaria, los legisladores regiomontanos cobraron la segunda parte de su aguinaldo del 2019, que sumado a su prima vacacional, dieta ordinaria y bono por “gestión legislativa”, les hará embolsarse un total de 320 mil pesos. 

Los diputados de esa entidad erogaron 13.4 millones de pesos por esos conceptos, aún cuando es sabido que desde el 17 de marzo acordaron suspender la actividad legislativa por la contingencia.

Congreso de Jalisco. Foto: Especial.

En tanto que los del Congreso Local de Jalisco donde domina la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) el partido que abandera el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, adjudicaron en forma directa un millón 978 mil pesos para contratar pólizas de seguro de vida con la empresa Sura.

El presidente del Comité, Óscar Arturo Herrera, justificó la falta de licitación y afirmó que “las circunstancias les ganaron”, pues la contingencia por el coronavirus tiene semiparalizado al Poder Legislativo y se prefirió adjudicar el servicio a la misma empresa que aseguró al personal el año pasado.

Así, en caso de una muerte accidental, los deudos recibirán 800 mil pesos de indemnización; si es incapacidad permanente, 400 mil.

Los legisladores jaliscienses también avalaron un desembolso de 908 mil pesos en licencias de software y emitieron convocatorias para comprar papelería, un sistema de automatización para transmisión de televisión digital HD, mobiliario de oficina, servicios de monitoreo, licencias antivirus y un servidor de datos.