En México, el 46 por ciento de quienes estudiaron una licenciatura recibe un sueldo menor a los 8 mil pesos mensuales en su primer empleo. Además, entre las mujeres la diferencia es peor, pues tienden a percibir salarios más bajos que los hombres, según reveló la Encuesta Nacional de Egresados.

Dicha encuesta, realizada por la Universidad del Valle de México, reveló también que el 22 por ciento de los egresados -sin importar si estudiaron en universidades públicas o privadas- se encuentran actualmente desempleados, principalmente porque el mercado laboral está saturado.

Además, los resultados de ese ejercicio demuestran que, mientras más reciente sea el año en el que los jóvenes consiguieron su primer empleo, la percepción de dificultad para lograrlo resulta mayor.

De 2006 a 2006 el porcentaje de egresados que consideraba que emplearse por primera vez había sido “difícil” o “muy difícil” rondaba el 30 por ciento, pero en 2016 alcanzó el 41.8 por ciento y, en 2017, había llegado al 48.9 por ciento.

El 46 por ciento de los egresados encuestados respondió que su primer salario oscila entre los 3 mil y los 8 mil pesos mensuales. En este rango, la encuesta demostró que los campos de estudios que cuentan con una mayor cantidad de egresados con esos sueldos provienen del área de Educación (40%), Artes y humanidades (34%) y Agronomía y veterinaria (34%).

También se encontró que las mujeres tienden a percibir salarios más bajos que los hombres, pues 18 por ciento de las mujeres indica recibir entre mil 500 y 3 mil pesos al mes; en este rango, sólo se encontraron el 16 por ciento de los hombres.

Entre los egresados que perciben entre 3 mil y 8 mil pesos se encuentran el 47 por ciento de las mujeres y el 45 por ciento de los hombres, mientras que, entre quienes reciben entre 8 y 15 mil pesos al mes se encuentran el 21 por ciento de las mujeres y el 25 por ciento de los hombres.

Por último, quienes están en un rango mayor a los 15 mil pesos mensuales, las mujeres se encuentran en un 5 por ciento, mientras que los hombres representan un 7 por ciento.

Además, el estudio reveló la percepción de salarios de acuerdo a las entidades federativas, encontrando que los sueldos más altos se encuentran en los estados de Nuevo León, Ciudad de México, Baja California y Coahuila.

Los estados con menores sueldos se encuentran en el sur, como en Guerrero, Oaxaca, Chiapas, así como en estados del occidente, como Colima, Durango o Nayarit.

Egresados sin empleo

Por su parte, la encuesta reveló que el 22 por ciento de los egresados no tienen empleo en la actualidad.

De este porcentaje, el 61 por ciento explicó que está buscando empleo, 18 por ciento indicó estar estudiando, 5 por ciento respondió que se dedica a las labores del hogar, 3 por ciento dijo estar en proceso de establecer un negocio propio y otro 3 por ciento respondió que está en proceso de titulación.

También se encontró que la desocupación es principalmente consecuencia de que el mercado laboral está saturado, y se encontró que este argumento es ligeramente mayor para egresados de universidades privadas (37%) que para las públicas (34%).

La segunda causa del desempleo es porque los jóvenes están en proceso de titulación, afectando en un 27 por ciento a los estudiantes de universidades públicas y 23 por ciento a los de escuelas privadas.

En tercer sitio, los jóvenes dijeron que la oferta laboral es poco atractiva.

Al respecto, el 18 por ciento de los egresados indicó que trabaja como profesionista independiente y, de ellos, el 20 por ciento son hombres y el 17 por ciento mujeres.

Además, las áreas con mayores profesionistas de este tipo son las Artes y humanidades (35%), Salud (30%) y Agronomía y veterinaria (20%).

La mayoría de los jóvenes que trabaja como profesionista independiente dijo hacerlo porque no encontraban empleo, necesitaban recibir un ingreso adicional o buscaba un mejor manejo de su tiempo libre.

No obstante, estas razones también varían dependiendo del género. El no encontrar trabajo, para los hombres representa el 19 por ciento, contra el 16 por ciento de las mujeres; el buscar un mejor ingreso lo indicaron el 15 por ciento de los hombres contra el 13 por ciento de las mujeres.

El 16 por ciento de los hombres encuestados dijo ser profesionista independiente por la necesidad de ser su propio jefe, lo mismo dijo el 12 por ciento de las mujeres.

En el caso de las mujeres, 18 por ciento dijo ser independiente para tener un mejor manejo de su tiempo, contra un 12 por ciento de los hombres; el motivo de contar un ingreso adicional lo respondieron 18 por ciento mujeres y 15 por ciento hombres.

Este tipo de profesionistas que trabaja por su cuenta recibe un sueldo que ronda entre los 3 mil y los 8 mil pesos mensuales.

Sin embargo, aquí también existen diferencias de género: 18 por ciento de los hombres recibe más de 15 mil pesos mensuales, mientras que en las mujeres, esta cifra disminuye al 11 por ciento.

Cuando se le preguntó a los profesionistas independientes que sólo se empleaban en esta modalidad si les gustaría trabajar formalmente en una empresa en el sector público o privado, el 63 por ciento dijo que sí.

Este ejercicio demográfico se realizó a más de 12 mil egresados de universidades públicas y privadas de todo el país.