Por: Redacción (@revistapolemon)

30 de junio de 2018.- La gasolina Magna superó la semana pasada la barrera de los 19 pesos por litro en algunas estaciones de la Ciudad de México y Michoacán.

Según reportó Sin Embargo, en algunas estaciones de la delegación Iztapalapa, en la capital del país, la gasolina Magna se puede adquirir a 17.88 pesos por litro, mientras que en otras, de la delegación Venustiano Carranza, se encuentra hasta en 19.47 pesos por litro.

Por su parte, en Michoacán encontraron estaciones de servicio en donde el combustible se encontraba a la venta entre los 19.10 y los 19.20 pesos el litro.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 80 por ciento de los vehículos en México utiliza gasolina Magna, y aunque la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha aumentado el estímulo fiscal para suavizar el precio de las gasolinas, sus precios no han dejado de subir desde que comenzó el 2018.

En enero de 2013, cuando Enrique Peña Nieto iniciaba su sexenio, el litro de gasolina Magna costaba 10.92 pesos, mientras que el de Premium costaba 11.48 y el de diésel 11.28.

El presente año dio inicio con un incremento de más del 6.5 por ciento en el precio de las gasolinas y el diésel, lo que significó un aumento inmediato de 65 centavos por litro de la gasolina Magna y de 70 centavos en el caso del diésel, como consecuencia del ajuste de impuestos en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Desde mayo pasado algunas estaciones de la Ciudad de México y el área metropolitana ya registraban el litro de gasolina Premium en 20 pesos por litro, mientras que en estados como Nuevo León, Jalisco, Nayarit, Zacatecas, Michoacán, San Luis Potosí, Puebla, Sonora, Aguascalientes, Chihuahua o Sonora, este jueves se tenía a la venta este combustible en 20.48 pesos por litro.

Entre el 2012 y el 2016 -año previo a la liberación de los combustibles- las gasolinas Premium y Magna presentaron un aumento de 29.32 por ciento y 30.25 por ciento, respectivamente.

La Reforma Energética -la acción política más importante del gobierno de Peña Nieto- supuestamente bajaría los precios de los energéticos y posicionarla a México en un sitio preponderante en el mercado mundial de hidrocarburos, pero no ha dado los resultados esperados. Todo lo contrario, pues los precios han aumentado y las energéticas mexicanas enfrentan severas crisis económicas.

Según las cifras de la Comisión Reguladora de Energía en México y la Administración de Información de Energía en Estados Unidos, en los últimos seis años el precio de la gasolina en nuestro país subió 64 por ciento, mientras que en el país del norte disminuyó 33 por ciento.

Según informes de Petróleos Mexicanos revisados por Sin Embargo, en los últimos cinco años la producción de petróleo bajó 22.75 por ciento; la de gas natural 20.43 por ciento; la de gas licuado de petróleo 29.83 por ciento; la de las gasolinas un 41.23 por ciento y la de diésel un 50.9 por ciento.