Mucho se ha dicho sobre las intenciones que tiene Andrés Manuel López Obrador de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), pero ¿por qué el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” daría marcha atrás a este proyecto?

Para exponer sus motivos y aclarar todo lo que dicen sus adversarios al respecto, difundió este lunes a través de sus redes sociales una historieta titulada “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México-Texcoco: un aeropuerto que no debe aterrizar y una alternativa de solución para la saturación del Aeropuerto Benito Juáurez”.

En las primeras páginas se presenta cómo, en septiembre de 2014, la administración de Enrique Peña Nieto presentó el proyecto -el más ambicioso y caro del sexenio- como una solución al problema de sobrecapacidad que el Aeropuerto Internacional Benito Juárez ha padecido desde 2012.

Sin embargo, lo que en un inicio estaba contemplado que costaría 169 mil millones de pesos, requiere actualmente 250 mil millones de pesos. Según el cómic, esto se debe a que se han encontrado varios contratiempos para su construcción, siendo la más importante la ubicación del inmueble.

El NAICM estará construido sobre el fondo fangoso de lo que era el lago de Texcoco, por lo que es una zona de grave hundimiento del suelo; según una publicación presentada por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Consejo de Cuenca del Valle de México, el suelo en esa zona presenta hundimientos de entre uno y dos metros por año.

Por este motivo, la cimentación del suelo es muy cara y además requiere un mantenimiento constante y muy costoso. Además, esa zona es de sismicidad alta, lo que aumenta el riesgo del proyecto.

Por otra parte, la publicación señala cómo los casos de corrupción ya empezaron a salir a la luz. Tal es el caso de la construcción de la barda perimetral, la cual estaba a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quien encareció 89% la obra y utilizó al menos dos empresas fantasma.

Finalmente, la historieta presenta como alternativa la creación del Sistema Aeroportuario del Valle de México, en el que se aprovecharían al Aeropuerto Benito Juárez y al Aeropuerto Santa Lucía, para que ambos trabajen de manera coordinada.

Según la propuesta, este proyecto respetaría los contratos hasta ahora firmados y convendría más que el NAICM porque costaría solamente 70 mil millones de pesos, aprovecharía la infraestructura existente, generaría menor impacto ecológico y estaría terminado en un periodo de aproximadamente tres años.