La empresa Evercore, que hasta 2017 era liderada por Pedro Aspe Mella -ex Secretario de Hacienda de Carlos Salinas de Gortari- hizo una de las valuaciones de Fertinal, en la que aseguró que esa empresa valía incluso más de lo que Petróleos Mexicanos (Pemex) había pagado por ella.

Hoy Fertinal enfrenta un escándalo por los sobrecostos y los supuestos sobornos que altos ex funcionarios de Pemex habrían recibido.

Además, el ex Presidente Enrique Peña Nieto es investigado en Estados Unidos, al igual que en México el exdirector de la petrolera, Emilio Lozoya Austin.

No obstante, el dueño de Grupo Fertinal, Fabio Massimo Covarrubias, negó categóricamente que Pemex haya comprado la planta de fertilizantes porque él presentó dos valuaciones hechas por Evercore y Goldman Sachs, quienes establecieron precios superiores a los 635 millones de dólares, es decir, lo que Pemex pagó por la planta.

Este miércoles, Massimo Covarrubias dijo en entrevista con Radio Fórmula que Evercore valuó a Fertinal en un mínimo de 770 millones de dólares y un máximo de mil millones. Por su parte, Goldman Sachas la posicionó entre 870 millones de dólares y mil 042 millones.

El empresario además negó conocer a Emilio Lozoya, asegurando que el trato de “635 millones de dólares ni siquiera le llamó la atención”.

De acuerdo con los documentos que posee la investigación que se hace en Estados Unidos, Peña Nieto habría autorizado a Lozoya que adquiriera Fertinal por los 635 millones de dólares, sin importar que la empresa fuera insolvente y estuviera endeudada hasta los huesos.

Emilio Lozoya, exdirector de Pemex. Foto: Especial

El hecho de que estas dos valuaciones existieran se desconocía hasta ahora, ya que el contrato de compra de la planta no está disponible en ningún portal y la versión pública del acta del Consejo de Administración del 22 de mayo de 2015, donde se concretó la compra, tiene toda la información reservada.

Pero el hecho de que Evercore aparezca involucrada en este caso crea nuevos nexos entre la política mexicana, donde Luis Videgaray, ex trabajador de dicha empresa, toma un papel muy importante.

Videgaray-Evercore-Peña Nieto

En 1998, Luis Videgaray -quien posteriormente se volvió uno de los hombres más cercanos a Peña Nieto- entró como empleado a Evercore.

En 2001 tomó la Dirección de Finanzas Públicas Estatales y Municipales y, en 2002, el entonces Gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Rojas, contrató sus servicios ante la necesidad de contraer deuda.

Luis Videgaray. Foto: Especial

Ahí, Videgaray colaboró con el entonces Secretario de Administración de Montiel, Peña Nieto, quien en 2005 lo nombró Secretario de Finanzas en esa entidad y, al llegar al Ejecutivo, como Secretario de Hacienda nacional.

Según un reporte entregado por Evercore Partners al Gobierno de Estados Unidos, la división de Casa de Bolsa que la empresa tiene en México, obtuvo entre 2014 y 2015 150.2 millones de dólares.

El documento añade que las condiciones políticas son cruciales para la compañía, ya que el Gobierno mexicano ejerce influencia significativa sobre diversos aspectos de la economía mexicana que podrían resultar en interrupciones a sus operaciones de negocios y afectar sus ingresos.

“Cualquier acción del Gobierno, incluyendo cambios en las regulaciones del sector financiero, podrían tener un impacto adverso en las operaciones de nuestros negocios mexicanos, especialmente en sus activos del manejo de negocios”, indica el mismo, el cual fue publicado en SinEmbargo en diciembre de 2016.

Según la página web de la empresa, una de sus ramas son las Fusiones y Adquisiciones, “desde la preparación de la valuación del objetivo, preparación de documentación requerida, identificación de posibles contrapartes, coordinación de auditoría, negociaciones con contraparte y cierre de transacciones.

No obstante, lo que Auditoría Superior de la Federación encontró en el caso Fertinal son muy distintos a los servicio que deberían haber ofrecido.

Un comité ignorado

La revisión de la Cuenta Pública de 2015 presentó que, según el Informe Anual 2015 de Pemex, en ese año comenzó el proceso para adquirir Grupo Fertinal SA de CV y subsidiarias, con lo que el 26 de octubre de 2015, el Consejo de Administración de Pemex aprobó el proyecto de inversión para financiar y concretar la compra de Fertinal por 635 millones de dólares.

Con esto, se pretendía que la producción de Fertinal abasteciera aproximadamente 30 por ciento de la demanda sin que Pemex comprometiera su inversión de capital ni restara financiamiento, pues tomaría ventajas de las condiciones de financiamiento a las que tenía acceso.

Según la revisión de la ASF, la aprobación de la adquisición de Grupo Fertinal y subsidiarias ocurrió el 20 de mayo de 2015 por el Comité de Estrategia e Inversiones de Pemex por mayoría.

El 20 de octubre de ese mismo año, el mismo Comité emitió una opinión favorable sobre la inversión en la capital de Fertinal, con la condición de que el área correspondiente presentara al Consejo de Administración, toda la documentación referente a los riesgos de la operación y los inherentes a la inversión, la presentación ejecutiva de la debida diligencia, entre otros.

Así, el Consejo de Administración autorizó el precio del proyecto de inversión para la compra de Fertinal por hasta 635 millones de dólares, pero se ordenó al Comité de Estrategia e Inversiones de integrar un grupo de trabajo para confirmar la razonabilidad del precio final de la transacción.

Durante el lapso de “seguimiento”, se indicó en el acta un problema con un avalúo privado, sin especificar cuál era: “hay inconsistencias en la propuesta de valuación del despacho contratado, específicamente en los valores mínimos y máximos de la operación”.

En una acta también se indicó que uno de los consejeros dijo que el 31 de diciembre de 2014 el capital de trabajo de Fertinal era negativo y otro consejero que la transacción no era prioritaria para Pemex.

Al respecto, la ASF solicitó a la petrolera los nombres y cargos de los integrantes, así como las minutas, los acuerdos y todos los documentos relacionados con las sesiones, pero Pemex respondió que no había encontrado documentación relacionada.

Según el Informe Anual 2015 de Pemex, en ese año se inició el proceso para adquirir Fertinal, con el propósito de usar la producción extra de amoniaco para generar hasta 1.2 millones de toneladas de fertilizantes fosfatados, y así cubrir el 29 por ciento de la demanda nacional y el 36 por ciento de las importaciones.

De acuerdo con la ASF, el Comité de Estrategia e Inversiones de Pemex opinó de manera favorable sobre la compra de Fertinal, y el Consejo de Administración aprobó el proyecto de inversión para financiar y concretar la compra de dicha empresa, por hasta 635 mdd.

“Pemex no proporcionó los nombres ni los cargos de los integrantes del grupo de trabajo, así como las minutas, los acuerdos y demás documentos de las sesiones celebradas por la Coordinación de Asesores de su Dirección General, como lo instruyó el Consejo de Administración, de ‘dar seguimiento mediante la revisión documental y el establecimiento del mecanismo para confirmar la razonabilidad del precio final de la transacción’”, indicó por último la ASF.