Desde hace mucho tiempo que no veíamos a un presidente con conocimiento de lo que habla. Con experiencia. Con reflexividad.

Ayer Andrés Manuel estuvo en Tercer Grado, el programa “estelar” de Televisa en su barra de entrevistas.

Cada pregunta fue respondida con detalle. Cada cuestionamiento tuvo una exposición amplia del tema; cada duda planteada estuvo aclarada con profundidad.

AMLO en Tercer Grado. Foto: Especial

Sí, desde hace años, desde hace muchos pero muchos años, no teníamos a un presidente con conocimiento amplio del país, de sus problemáticas y de las posibles soluciones.

AMLO fue a demostrar a Televisa que él no es como sus antecesores, que con él, sí se puede discutir y hay conocimiento.

Es evidente que AMLO no es un pelele, un ignorante, un incapaz. Hay muchas diferencias con sus antecesores, y son evidentes. Enormemente evidentes.

AMLO en Tercer Grado. Foto: Especial

I

Carlos Loret de Mola quiso asumir el papel de malo protagónico que guiaría la conservación. Sonreía. Quería espetar: “mire señor presidente electo, aquí yo soy el crítico y le voy a decir sus verdades”.

Pero no le salió. Digamos que en un lenguaje de box, AMLO, en el primer round, lo mandó a la lona con una sola frase: “no nos confundas”.

Y es que Loret le había cuestionado que la “consulta” había sido como unas elecciones del PRI, con fraudes. Y fue ahí que AMLO lo tumbó: “no nos confundas. El PRI es el padre de los fraudes electorales en México”. Loret se quedó callado. Como mudo. El golpe fue discreto, pero contundente.

Carlos Loret quería parecer gigante y terminó mostrándose más enano que un enano.

Carlos Loret de Mola en Tercer Grado. Foto: Especial

A los presentadores de noticias reunidos en Tercer Grado con AMLO, les pareció inconcebible que hubiera consultas porque estaban mal hechas, no eran “representativas”, podían ser fraudulentas, y no iban, no eran necesarias.

Les cuesta mucho entender que la gente tiene voz, y quiere que su voz se escuche…

Andrés Manuel lo explicó una y otra vez. Que es democracia participativa, que la gente tiene derecho, que la voz de la gente es importante.

Y los presentadores de noticias, una y otra vez: pero es que cómo consultar, por qué, para qué…

No escuchan. No entienden. Les parece inconcebible.

AMLO en Tercer Grado. Foto: Especial

II

Andrés Manuel fue a Televisa y dijo que iba a respetar la libertad de expresión.

Quienes estaban ahí, con su cara de actuación, lo veían como si fuera un dictador en potencia. Quizás no lo dijeron ahí, pero lo han mencionado o dado a entender en columnas y en programas de televisión y radio.

Ante eso, Andrés Manuel dejó en claro que nunca habría censura, pero sí su voz estaría ahí, no estaría callada: “yo también tengo derecho de réplica”.

Fue en ese momento que explicó a la prensa mexicana: “hay cien columnas políticas en la prensa escrita, de las cien, hay noventa en el día en contra (nuestra). No hay nada de equilibrio, y ya no hablemos de objetividad, porque eso en el periodismo es muy relativo. Yo tengo el derecho a defenderme”.

AMLO en Tercer Grado. Foto: Especial

Andrés Manuel ha sido, sin duda, el político más atacado en toda la historia de México. Desde hace más de 20 años siempre han dicho de él que esta loco, que es un ignorante, que es tonto, que es autoritario, que es un peligro para México, que es pobre, que es malo, que es corrupto, etcétera etcétera etcétera. Y siempre, Andrés Manuel, se ha defendido.

¿Por qué ahora, que pronto será presidente, sería distinto?

Eso habla de que el AMLO de ahora no será distinto al AMLO presidente.

Y eso es bueno.

AMLO en Tercer Grado. Foto: Especial

III

Andrés Manuel habló como presidente. Pero no como un presidente que si no tiene su discurso hecho por sus muchos asesores, no puede hilar frases ni ideas. No, AMLO habló como experto.

Mencionó que él no se fue a “festejar” al extranjero, sino que hizo trabajo aquí. Preparar todo. Saber cómo llegar al 1 de diciembre no para planear cuando se esté en el poder, sino llegar para establecer ya un plan, un programa, un proyecto de país.

Andrés Manuel está ilusionado: “vamos a ser un país no corrupto”, “vamos a ser potencia”. Y lo dice a pesar de los problemas: la inseguridad es enorme, dijo, incluso más grande de lo que pensaba. Igual pasa con la corrupción: “hay mucha”.

AMLO en Tercer Grado. Foto: Especial

Pero Andrés Manuel ganó las elecciones no para ser importante y bañarse de poder y dinero.

No, Andrés Manuel, y eso es claro desde hace muchos años, ganó la Presidencia para cambiar al país, para hacerlo mejor, más digno.

Ese es el sueño de Andrés Manuel. Y parece ser que comienza a ser el sueño de millones de mexicanos.

Aunque, en la mesa de Tercer Grado, como se notó ayer, ninguno comparta ese sueño.