El nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los salarios mínimos señala que, en México, de 2000 al 2017, hubo una disminución real del salario del 2%.

Esto contrasta con otros países de la región, como Panamá, que de 2008 a la fecha han incrementado el salario real en 5.2%, o Uruguay y Costa Rica, que lo hicieron en 3.5% y 3.1% respectivamente.

México, de 2008 a 2017, disminuyó su salario real 1.8%.

El informe de la OIT también señala que la brecha salarial entre hombres y mujeres es muy amplia, pues ellas por hora trabajada perciben 15.6% menos que ellos.

Sede la OIT en Ginebra. Foto: @OITconosur

La última actualización del salario en el país se dio en diciembre del año pasado, cuando la Comisión Nacional de Salarios Mínimos lo incrementó de 84.04 pesos a 88.36 pesos, esto equivale a 2,650 pesos mensuales.

Estos aumentos, pues, no han incrementado el salario real de los mexicanos.

Para el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la línea de bienestar (que incluye la canasta alimentaria y no alimentaria) al mes de marzo de este año es de 2,985.48 pesos por persona. Es decir, con el salario mínimo actual faltarían 335 pesos para tener “una vida digna”.

De acuerdo con la virtual secretaria de Economía del próximo gobierno en México, Graciela Márquez Colín, a partir del 1 de enero de 2019 el salario mínimo en la frontera norte subiría al doble, es decir, llegaría a 176.72 pesos.

¿Qué sucede en el mundo con los salarios?

Según el documento, el crecimiento mundial de los salarios cayó en el 2017 a su nivel más bajo desde 2008, muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis financiera mundial.

La OIT constata que en términos reales (ajustados a la inflación) el crecimiento mundial del salario se desaceleró, al pasar de 2.4% en 2016 a 1.8% en 2017. Las conclusiones se basan en datos de 136 países.

Miembros del G20 en Cumbre de Los Cabos, México. Foto: Especial.

El informe observa que también en los países avanzados del G20 el crecimiento real del salario disminuyó, de 0.9% en 2016 a 0.4% en 2017. En contraste, en los países emergentes y en desarrollo del G20, el crecimiento de los salarios reales fluctuó entre 4.9% en 2016 a 4.3% en 2017.

La OIT señala que de forma “desconcertante” el PIB de las naciones ha aumentado, pero el salario y los empleos disminuyen.

“Es desconcertante observar que en las economías de altos ingresos el lento crecimiento de los salarios está acompañado por una recuperación del crecimiento del PIB y una disminución del desempleo. Además, las primeras indicaciones sugieren que este lento crecimiento del salario continuará en 2018”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder, en rueda de prensa en Ginebra.

“Este estancamiento de los salarios constituye un obstáculo para el crecimiento económico y la mejora de los niveles de vida. Los países deberían analizar, junto a sus interlocutores sociales, las maneras de lograr un crecimiento del salario sostenible desde el punto de vista económico y social”, abundó Ryder al presentar el informe

Según los hallazgos del informe de la OIT, en los últimos 20 años los salarios reales en los países emergentes y en desarrollo del G20 casi se han triplicado, mientras que en los países avanzados del G20 han aumentado solo 9%.

“Pero, en numerosas economías de ingresos bajos y medianos, las desigualdades salariales siguen siendo altas y con frecuencia los salarios son insuficientes para cubrir las necesidades de los trabajadores y sus familias”, sostuvo Ryder.