Por: María Corona (@elevanhelista)

10 de abril de 2018.- Presentar miles de firmas falsas no lo llevó a la cárcel. Por el contrario, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, estará en la boleta presidencial del próximo 1° de julio.

La decisión de que el candidato independiente pueda participar en las elecciones presidenciales,  fue tomada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), quien impugnó el dictamen presentado por el Instituto Nacional Electoral (INE) en el que documenta un sinfín de irregularidades e inconsistencias en las rúbricas subidas a la plataforma digital.

El pasado 22 de marzo el INE le negó el registro al “Bronco” debido a que el 58% de las firmas que presentó eran falsas. De ellas, 810 995 firmas no fueron encontradas en la lista nominal, 150 mil 532 fueron simulaciones de firmas, 205 mil 721 fueron fotocopias de firmas y 23 mil 644 fueron documentos no válidos.

Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”. Foto: Especial

En total, de las 2 millones 34 mil 403 firmas que presentó, sólo 849 mil 937 firmas estaban en regla.

El organismo electoral también encontró que 17.3 millones de pesos ingresaron ilegalmente en su campaña como aspirante, al menos 680 mil pesos fueron triangulados de empresas sospechosas, tampoco reportó gastos por 1.6 millones ni 1.1 millones de pesos que pagó a la empresa Facebook por publicidad.

Por si fuera poco, el INE detectó que en uno de los días de la recolección de firmas, se hizo durante la madrugada una captura de miles de firmas en un mismo domicilio. Además, dio cuenta de un grupo de funcionarios del Gobierno de Nuevo León que juntaban firmas para “El Bronco”, en días y horas hábiles.

Por estos hechos, la Ley General en Materia de Delitos Electorales prevé de 60 a 200 días de multa y prisión de tres a siete años “a quien use de manera ilegal, datos de cualquier naturaleza, relativos al Registro Federal de Electores”.

Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Foto: Especial

Sin importar el sinfín de irregularidades, los magistrados Felipe Fuentes Barrera, Idalfer Infante, Mónica Araí Soto y José Luis Vargas votaron a favor de la “reparación integral” de la candidatura de Rodríguez Calderón, con la excusa de que al dejarlo fuera de la elección presidencial se violentaban los criterios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Una decisión cuyo argumento central fue que “una de las revisiones a los apoyos a la candidatura no estaba prevista por los lineamientos aprobados por el INE”. En la primera verificación se detectó que las firma descartadas eran copias, simulaciones de credencial para votar o documentos no válidos como identificación oficial y se realizó una segunda entonces esa segunda intervención.

Se consideró que el INE le negó a El Bronco el derecho a defenderse pese a que acudió a 12 audiencias y se le notificó la causa por la que no se aceptó el apoyo. De acuerdo con el TEPJF al candidato tampoco le fue posible comprobar todos los apoyos inválidos.