No nos engañemos: desde que supieron (porque lo supieron antes) que ganaría Andrés Manuel López Obrador la presidencia del país, se dedicaron a organizar una estrategia para que el tabasqueño renunciara pronto, para que se fuera, para que gobernara lo menos posible.

Sí, la oposición a AMLO no es una oposición democrática, sino una golpista.

Buena parte de los opositores le apuestan a que AMLO no termine su sexenio.

Esta semana, en una conferencia de prensa matutina, López Obrador dio a conocer dos documentos: el primero, era un análisis de redes donde se mencionaban las cuentas de Twitter anti-AMLO. El segundo, los lineamientos generales del Bloque Opositor Amplio.

Los opositores, que son golpistas, rápido dijeron que no había tal bloque, y que si lo había, ellos no formaban parte de él. Incluso se burlaron, y dijeron que más que bloque, era una canción de la Sonora Santanera.

Se llame BOA o se llame como se llame, es innegable que existe un bloque opositor que apuesta por el descarrilamiento del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Y es un grupo con muchos motivos para odiar a AMLO: unos, porque se les quitaron privilegios económicos; otros, porque quieren llegar lo más rápido posible al poder; unos más, porque piensan que AMLO y Morena continuarán avanzando y apuestan a parar todo de un solo golpe.

¿Están organizados?

Claro que sí, y seguramente no se llaman BOA, pero sí tienen vínculos y sí se organizan. Es tan evidente que, por ejemplo, esa organización ya se ve en las reuniones y en el bloque que varios gobernadores están haciendo contra AMLO (amenazando con salirse del pacto fiscal).

¿Hay en el bloque golpista contra AMLO periodistas? Claro que los hay. Y en realidad son voceros de estos grupos, dan a conocer su visión, y difunden las mentiras que se les dicen que difundan.

También el BOA tiene a “líderes de opinión” en redes sociales, que organizan campañas de desprestigio y de golpeteo contra AMLO y Morena.

Es decir, todo lo que dijo AMLO el día en que dio a conocer el BOA, fue cierto. Y aunque lo niegan, las evidencias (que son muchas) de la existencia del grupo son irrefutables.

Quienes integran ese grupo están enojados, y es que, por más que hacen, por más dinero que “invierten” en golpeteo, no les han salido las cosas. Pensaban que AMLO estaría muy desgatado ahora y la realidad es muy dstinta. Por eso están desesperados.

Deberían ya quitarse la careta. Sabemos que son una oposición golpista. Deberían asumirse como tal. No engañen a la gente afirmando que son “democráticos” cuando en realidad son lo contrario: apuestan a la no democracia, al golpismo.

No sean hipócritas.