No por nada la prensa estadounidense le llama a  Andrés Manuel López Obrador el “Bernie Sanders mexicano”.

El senador demócrata Bernie Sanders inspira a la población norteamericana con sus promesas de campaña. Este martes tuvo un encuentro con un joven docente inmigrante que tenía la curiosidad de saber qué hará para asegurar una reforma migratoria integral y qué pasará con los que al igual que él han sido beneficiados con el programa DACA: Acción Diferida para Llegados en la Infancia, implementado desde hace cinco años. 

El joven de nombre Sudell, llamó la atención no sólo por ser inmigrante, sino porque portaba una playera con un estampado de un cartón de Andrés Manuel López Obrador. 

Sanders extendió su brazo por la espalda del joven, y recordó que él no es ampliamente conocido por ser hijo de un inmigrante, pero así es. Recordó que su padre llegó a Estados Unidos desde Polonia, sin una moneda en los bolsillos. No podía hablar inglés y por ello abandonó la escuela. Dijo que ese es el tipo de personas que Trump no quiere en Estados Unidos. 

“Así que simpatizo con la experiencia de los inmigrantes. A pesar de la demonización de inmigrantes por parte de Trump y sus ataques contra personas de México y otros lugares. La verdad es que el pueblo estadounidense cree que deberíamos tener una reforma migratoria integral y un camino hacia la ciudadanía”, dijo el demócrata. 

El precandidato presidencial respondió a Sudell que apoyará a un millón 800 mil jóvenes que son beneficiarios del programa DACA para que regularicen su situación en los Estados Unidos, así como a sus padres, mediante una orden ejecutiva. La propuesta de Sanders fue aplaudida por las personas que se encontraban en el acto de campaña del precandidato.

El estampado de la playera del joven hispano es obra del monero Hernández, quien no dudó en compartirla en sus redes sociales.  

“El Amlito llegó hasta la campaña en EU”, señaló el dibujante de temas políticos desde su cuenta oficial de Twitter.

El pasado sábado un total de 22 personas fallecieron -dos de ellos este lunes- y 24 resultaron heridas en un tiroteo ocurrido  en un complejo comercial de El Paso (Texas, Estados Unidos).  De las víctimas mortales, al menos tres son mexicanas. La prensa estadounidense y diversos medios internacionales han acusado al presidente Trump de atizar a la población con su retórica divisoria.