Un grupo de 11 empresas fantasma, con las que se desviaron 164 millones de pesos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) durante la administración de Rosario Robles, tiene una conexión con el ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte.

Según publicó este lunes Grupo Reforma, se encontró que en las actas de cinco empresas por las que se movió el dinero proveniente de Sedatu entre 2016 y 2017, aparece como socio mayoritario o apoderado Alfonso Gómez Méndez, de Tuxtla Gutiérrez, quien también aparece como dueño de un despacho de servicios contables ligado al desvío de fondos de Javier Duarte.

De igual manera, esas cinco empresas están relacionadas con otras seis que fueron usadas para saquear recursos públicos federales, de acuerdo con información presentada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

En Chiapas, las empresas fantasma triangularon recursos a través de contratos celebrados con el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) y con la Televisora de Hermosillo S.A de C.V (Telemax).

De acuerdo con la publicación de Grupo Reforma, entre las empresas que se utilizaron para desviar recursos de la Sedatu se encuentra Agatha Líderes Especializados S.A de C.V, que recibió entre 2016 y 2017 pagos por 164.7 millones de pesos.

Reforma detalla que esta empresa indica que fue constituida el 31 de marzo de 2012 por un joven de 23 años de edad que presentó como domicilio una humilde vivienda ubicada en una colonia popular de Soledad de Graciano, en la zona metropolitana de San Luis Potosí. Poco después de haberla creado, la mudó al estado de Chiapas.

El 21 de septiembre de 2016, el mismo joven nombró como apoderado general a Alfonso Gómez Méndez, residente del barrio Niño de Atocha, en Tuxtal Gutiérrez, quien aparece como dueño mayoritario de Principal Enajena S.A de C.V, un despacho que tiene reportes ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por simular operaciones y que también apareció dentro de las empresas usadas por Javier Duarte para desviar recursos.

Principal Enajena aparece que fue creada por Gómez Méndez el 14 de noviembre de 2011 en Tuxtla Gutiérrez, quien apareció como dueño del 90 por ciento de las acciones, además de fungir como administrador y gerente único, según la información recopilada por el MCCI.

En el acta constitutiva, Gómez Méndez indicó haber nacido el 10 de marzo de 1960, ser empleado y tener un domicilio ubicado en una privada del barrio Niño de Atocha. No obstante, en las actas de otras empresas en donde también aparece como socio, declaró ser comerciante, haber nacido el 10 de mayo de 1960 y vivir en una vivienda ubicada una cuadra antes de la anterior.

Reforma explica que, aunque aparentemente se trataba de dos personas diferentes, se confirmó, a través de su credencial de elector, que en verdad se trata de la misma, que dio información distinta a los notarios que constituyeron seis de las empresas en las que aparece como socio o apoderado.

Así, su empresa Principal Enajena recibió contratos por asignación directa por un monto de 9 millones 500 mil pesos en el Gobierno de Veracruz, por concepto de supuestos servicios de comunicación y difusión, según un informe presentado por el Órgano de Fiscalización Superior de ese estado, cuando se revisaron los contratos de publicidad.

No obstante, estos servicios nunca se prestaron, pues la empresa no tenía ni las instalaciones ni la infraestructura necesaria. De hecho, el domicilio fiscal que se le adjudicó es una pequeña casa de un piso, con techo de lámina, localizada en la colonia La Pimienta, en Tuxtla Gutiérrez.

Tras una serie de visitas realizadas por empleados de la Secretaría de Hacienda de Chiapas se declaró a la empresa como “no localizada” y se notificó al SAT, por lo que desde el 26 de enero del año pasado la incluyó en su lista negra por presunta simulación de operaciones.

Así, Gómez Méndez pasó de simular la prestación de servicios en el Gobierno de Veracruz de Duarte, a ser un subcontratista de la Sedatu.

Su nombramiento como apoderado de Agatha Líderes Especializados se dio en septiembre de 2016, casi al mismo tiempo que la empresa recibió contratos por 50 millones 811 mil pesos del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social y por 83 millones 469 mil pesos de la Televisora de Hermosillo SA de CV (Telemax), para supuestamente realizar servicios de difusión para la Secretaría.

En 2017 ambas intermediarias le dieron nuevamente contratos por otros 30 millones de pesos a la misma empresa, según los contratos revisados por Grupo Reforma.