Dos días antes de que Enrique Peña Nieto dejara de ser Presidente de México, la Procuraduría General de la República (PGR) habría cerrado el expediente en contra de Ricardo Anaya Cortés, ex candidato a la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN), según reportaron fuentes judiciales al portal SinEmbargo.

Mediante una resolución de abstención de ejercicio de la acción penal, el encargado de despacho, Alberto Elías Beltrán, habría dado por concluido el caso que dio tanto de qué hablar durante las elecciones presidenciales de este año.

“Hubo un fuerte descontento entre los mandos medios de la Procuraduría, entre lo que integraron el expediente y realizaron la investigación en contra de Anaya. Se sintieron utilizados. De un día para otro les dijeron que hasta allí, y que se terminaba todo”, indicó la fuente.

También señaló que muchos funcionarios dijeron haber “soportado mentadas de madre” durante meses porque creyeron que había voluntad de llegar al fondo del caso, sin embargo, luego hubo una desaceleración del caso y, posteriormente, la resolución de abstención.

SinEmbargo agrega en su publicación que intentó confirmar con fuentes del actual Gobierno federal el estado del caso de Anaya, pero no hubo respuesta.

Anaya, acusado de lavado de dinero

El 12 de junio pasado, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) atrajo una investigación en contra del entonces candidato a la presidencia del PAN, acusado de lavado de dinero.

Ricardo Anaya. Foto: Proceso

Ese mismo día, los mismos personajes anónimos que habían publicado un anterior video donde se involucraba a Anaya con supuesto lavado de dinero para él y su campaña, liberaron una entrega más, minutos antes de que comenzara el último debate presidencial y cuando el panista y el contendiente priísta, José Antonio Meade, se habían emparejado por el segundo lugar en las encuestas.

Antes, Ricardo Anaya ya había sido señalado por presuntos casos de corrupción y enriquecimiento ilícito, pero había librado dichas situaciones.

En esta ocasión, se acusaba a Anaya de haber comprado y luego vendido un terreno entre 2014 y 2016 en su estado natal, Querétaro.

Según los señalamientos, lo había adquirido por un poco más de 10 millones de pesos y, dos años después, había construido 7 mil metros cuadrados de una nave industrial que vendió en 54 millones de pesos.