Las críticas a Andrés Manuel López Obrador por impulsar una refinería en Dos Bocas, Tabasco han sido virulentas, a pesar de que existen casos exitosos en otras latitudes del mundo.

En junio del 2018, el portal de noticias SinEmbargo realizó una consulta a algunos analistas sobre el futuro energético de México en los próximos 20 años. Entrevistó a Sergio Saldaña, autor de Reforma Energética. Una trampa de subdesarrollo. Resulta magistral y elocuente la manera en cómo el autor previó el escenario actual, y sin tomar partido, explicó porqué es importante para México el que tenga control de sus energéticos.

Para empezar, el experto deslizó su sospecha de que la falta de mantenimiento a las seis refinerías que tiene Pemex era intencionada, con el propósito de generar contratos millonarios de compra-venta de combustibles.

Ricardo Anaya, el excandidato del PAN a la presidencia de México que despotricó contra los planes de hacer una nueva refinería. Foto: Especial.

El reportaje recuerda que el excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, despotricó duramente contra la intención de Andrés Manuel López Obrador de construir una refinería.

No obstante, el analista consideró que con la reforma estructural del 2013 “el Estado mexicano perdió la exclusividad para la exploración y explotación de hidrocarburos, y para la generación de energía eléctrica”.

Saldaña es economista y trabajó en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Su análisis abarca desde la época en que el presidente Lázaro Cárdenas nacionalizó la industria petrolera, hasta los sexenios fallidos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.  

El especialista recordó que en las dos décadas posteriores a la nacionalización del petróleo, México tuvo un crecimiento entre 6 y 7 por ciento anual, pero la ‘trampa de la soberanía energética’ volvió en 1973.

“Al parar la refinería nacional, creas una necesidad de exportación de gasolina con la que vas y firmas contratos multimillonarios de compra e importación de gasolina de los Estados Unidos, principalmente, con refinerías particulares. Los funcionarios de Pemex ya se conocen el caminito: generan ‘comisiones’ altísimas para los bolsillos. Veo indicios fuertes de corrupción por parte de esos funcionarios ante lo cual el actual y los anteriores Presidentes de la República no son inadvertidos. Han creado un sistema y el gran perdedor es el país”, aseguró el especialista al portal ya citado.

La reforma energética de Peña Nieto, ruinosa para el país. Foto: Especial

Asimismo, tras una revisión hecha a los contratos que firmó Pemex en el 2016, el experto sentenció que se llevaron a cabo en condiciones muy ventajosas para las empresas extranjeras, y representan un daño al patrimonio del país, pues México no se quedará ni con el 10 por ciento de los ingresos por la venta de hidrocarburos.

“Los contratos de licitación de estas rondas de la Sener fueron elaborados y redactados casi sobre las rodillas. Los entregaron con condiciones extremadamente ventajosas para los extranjeros”, dijo. “Previo a la Reforma Energética, el Estado mexicano se quedaba con más del 85 por ciento de los ingresos por ventas de hidrocarburos. Con estas nuevas condiciones, el Estado no se queda ni con el 10 por ciento; representan una pérdida de riqueza para el país y constituyen en esencia un daño patrimonial a la nación”.

Para el economista son necesarias de una a tres refinerías adicionales, que tengan capacidad para producir unos 300 mil barriles diarios y cuya construcción no sea mayor a dos años, algo que López Obrador planea hacer con Dos Bocas.

El senador de Morena, Martí Batres. Foto: Especial

En el mismo sentido, el senador de Morena, Martí Batres, escribió en el portal La Silla Rota que hace tres años Estados Unidos inició la construcción de dos refinerías para cubrir la demanda de gasolina, gas licuado, nafta y diésel en México, y por ello, los combustibles son más baratos en el país vecino, mientras que nuestro país debe pagar por el costo de la refinación y transportación de los energéticos.

Batres, —al igual que otros especialistas— precisan que en todo el mundo existen 680 complejos petroquímicos, y de estos el 21.9 por ciento se encuentran en Estados Unidos, lo que lo convierte en el país con la mayor capacidad de refinación en todo el mundo. Resalta que México es la onceaba potencia petrolera a nivel mundial, pero sólo tiene seis refinerías y todas trabajan a un 40 por ciento de su capacidad.

Por lo anterior, el senador señala que el comportamiento de México en materia de energéticos ha sido ‘anómalo’ y no es nada coherente, que siendo un sector estratégico en la lógica del mercado, se renuncie a competir en la producción de combustible.

Incluso retoma el ejemplo de la India, quien construyó la refinería más grande del mundo en el complejo de Jamnagar en un tiempo récord de tres años, y ahora es una de las principales productores de combustibles.

“¿La pregunta no es si las refinerías son o no un negocio, sino para quien no es negocio que México tenga una escasa producción de gas, gasolina y diésel?”, concluye el senador.

 

Refinería de Jamnagar, India. Foto: Especial.

Y Jamnagar es precisamente el modelo a seguir por parte de Andrés Manuel López Obrador. Se trata de la refinería más grande del mundo que construyó la India en menos de tres años y que actualmente procesa poco más de 1.240 millones de barriles diarios de petróleo crudo, mientras que México, con sus seis refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) apenas procesa 1.6 millones de barriles diarios.

La refinería de Jamnagar, se sitúa al oeste de India en las costas del mar Arábigo, y es operada por la segunda compañía privada más grande de ese país: Reliance Industries Limited. Fue construida del 2005 al 2008 con una inversión estimada en 6 mil millones de dólares, emplea a 2,500 personas, cuenta con 50 plantas procesadoras ubicadas en un terreno de más de 3,000 hectáreas.