La concesión de la autopista Toluca-Naulcalpan fue otorgada por el Gobierno del Estado de México durante 60 años más al Grupo Higa de Juan Armando Hinojosa Cantú, el empresario que compró la Casa Blanca de siete millones de dólares para el presidente Enrique Peña Nieto.

La concesión tenía un plazo de 30 años, sin embargo el gobierno del priista Alfredo del Mazo decidió ampliarlo por otros 30 años más, a pesar de que la obra sigue en construcción y no se ha concluido desde hace 11 años, de acuerdo con el diario Reforma.

Por si fuera poco, no hay información pública sobre este proceso porque la obra fue reservada en 2015 por un periodo de 9 años.

Construcción de la Autopista Toluca-Naulcalpan. Foto: Especial

La autopista fue concesionada por mil 449 millones de pesos en 2007 a Autopistas de Vanguardia,  filial de Constructora Teya, cuando Enrique Peña Nieto era Gobernador del Estado de México.

Desde entonces la obra sigue en construcción debido a un retraso provocado por la falta de financiamiento, lo cual no fue resuelto por el empresario sino por Banobras, quien en octubre de 2012, con Peña Nieto ya en la Presidencia y Alfredo del Mazo como director del banco, aprobó un crédito por 2 mil 775 millones de pesos.

La obra está valuada ya en 7 mil 400 millones de pesos y debió quedar lista hace dos años, según el fallo de la licitación.

Como si eso no fuera suficiente, la autopista incrementará la tarifa que se cobrará a los usuarios.