En una conferencia dictada en el Foro Jesús Silva-Herzog Flores, el  tres veces candidato a la Presidencia de la República, Cuauhtémoc Cárdenas, aseguró que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no es de izquierda. Pero además, propuso un viraje en las políticas del mandatario para combatir la inseguridad pública, conducir la economía y combatir a la pobreza.

“Difícilmente diría yo que tenemos un gobierno de izquierda, por más que se digan de izquierda”, afirmó.

Dijo que las fuerzas armadas no pueden seguir ejerciendo funciones de combate a la inseguridad, por lo que pidió su retiro gradual.

Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador. Foto: Daniel Becerril/Reuters

“Está visto que la política de encomendar estas tareas (de combate a la inseguridad) a las fuerzas armadas está muy lejos de haber dado resultados”, comentó.

Propuso responsabilizar de esa labor a un cuerpo civil que se coordine con la autoridad civil y la sociedad. “Imagino un amplio y bien conducido programa para desplazar a la delincuencia del territorio, porción por porción, y municipio por municipio”, expresó.

Tampoco consideró exitoso el programa económico pues “si no invierte el Estado (o) los particulares. Si no llega inversión del exterior; a la pura esperanza, la economía no crece”, aunque hubo una “débil recuperación este año”, pero una caída de 8 puntos en 2020.

También dijo que  “se viene dando una cada vez más fuerte desigualdad social, la pobreza afecta a 62 millones, 49% de la población total, 10 millones más que hace dos años”; es decir, cuando comenzó el actual gobierno de López Obrador.

Sin embargo, aceptó que AMLO ha implementado “políticas sociales que podrían enmarcarse en las izquierdas”.

En su exposición, Cárdenas planteó “un proyecto alternativo al proyecto alternativo” del actual gobierno, subrayó Jesús Silva Herzog Márquez, conductor del foro.

En materia de petróleo planteó que gradualmente se debe abandonar su transformación en combustibles, y que Pemex y la industria eléctrica tengan autonomía financiera y de gestión efectivas.

Cárdenas desestimó la labor que hacen  los partidos y candidatos que participan en el proceso electoral. Por eso,  pidió volver al principio de no reelección de los legisladores, pues quedó en evidencia que se privilegió a las burocracias partidistas, “parentescos y compadrazgos”.