Anunciaron humildemente que habría decenas de caravanas por todo el orbe. El motivo: que Andrés Manuel López Obrador se vaya de la presidencia de México.

Aseguraron que habría en Australia y en Austria, en Canadá, Estados Unidos y Países Bajos. Y hasta en Hong Kong. Presumieron: “Cuarta caravana en 200 ciudades”.

Cuando leí el tuit, me dije, tengo que ir.

En Guadalajara comenzaría a las nueve de la mañana. Así que el sábado me levanté temprano, me bañé, desayuné y preparé mi cámara y mi celular.

Me acicalé lo más posible. Un buen pantalón, una camisa linda, zapatos cómodos pero impecables. Iba a una marcha de Frenaaa y no quería que pensaran que era un “chairo” fanático y foca de Andrés Manuel. Y es que si te ven pinta de comunista-socialista-dictatorial-enemigo-de-la-libertad-de-expresión, ya no quieren hablar. Y yo quería que hablaran.

Caminé y llegué a la glorieta de la Minerva a las nueve y media. Me decepcioné. No había nadie. Había visto (porque me fui caminando) la caravana por avenida López Mateos, pero en la Minerva aún no había nada.

Cuando vi la caravana, los conté. Uno auto. Dos. Tres. Llegué a 86 autos. La mayoría iban manejados por una sola persona. Es decir, ¿había 86 autos manifestándose abrumadoramente contra Andrés Manuel en una ciudad que sobrepasa los 5 millones de habitantes?

Como ando con la cuarentena pasado de peso, me dije: voy a aprovechar la “espera de la caravana” para caminar un poco y quemar calorías. Y ahí anduve: una vuelta, dos, tres, cuatro…

Y la caravana multitudinaria nomás no aparecía.

Miembros de FRENAAA, en Guadalajara.

Aproveché para trasmitir por el Facebook de Polemón. Entrevisté a una señora que me dijo lo que siempre dice la gente de Frenaaa: que AMLO es comunista, que es socialista, que es dictador, que vamos a perder las libertades y que el foro de Sau Paulo (le tienen un pavor terrible a ese foro, aunque nunca suelen explicar qué es) y que todo será terrible y que por eso se debe ir.

Iba llegando gente, y pasaban algunos autos haciendo sonar sus cláxones, pero nada comparado a una multitud.

Eso sí, había cada auto… Los Mercedes, los Audi, los Volvo, los BMW. Y en ellos, cartulinas diciendo que AMLO se debe ir porque era un dictador y un inepto y un payaso.

Dos señores en unos autos muy destartalados llegaron para improvisar con unos andenes una especie de templete. Ahí pusieron dos bocinas y, como si se tratara de una tienda de Milano anunciando rebajas en trusas y calcetines, pusieron canciones.

Una me sorprendió y me indignó.

Era el ritmo y la armonía de la canción “Sin tu latido”, del recién fallecido Luis Eduardo Aute, pero estaba cantada con otra letras. El estribillo original dice: “Ay, amor mío, que terriblemente absurdo es estar vivo, sin el alma de tu cuerpo, sin tu latido”, y el que escuché decía: “Ay qué tirano. Que terriblemente absurdo es este tipo, y su partido, de resentidos”.

Quizás valdría la pena hacer lo que hicieron los familiares de Tom Petty, cuando se enteraron que en un mitin de de Donald Trump hace dos semanas habían puesto la canción Won’t Back Down. Mandaron una carta deslindándose y exigiendo (prohibiendo) que ya no lo volvieran a hacer, porque Petty nunca hubiera permitido que una creación suya se usara en una campaña de odio.

Así deberían hacer los familiares de Aute. ¡Qué falta de respeto!

Auto Frenaaa.

Auto Frenaaa

Después de este enojo (porque la verdad sí me enojé), di más vueltas y vi que llegaba más gente. Pero más gente eran como 20, o 30. Y claro, como llegaban en sus autos, y ondeaban la bandera de México, pues se veían más personas “súper patriotas”.

Aquí hay una cuestión muy interesante. Los de Frenaaa tiene como símbolo la bandera nacional (incluso fueron varias personas a vender banderas de México, y vi a gente que se bajaba de sus autos Audi o Mercedes a comprarlas, pero antes, “regateaban” unos pesos).  Algunos dicen que esto es parecido a lo que la derecha radical en España (Vox) hace, al usar la bandera española como su símbolo. Pero creo que allá tiene otro significado.

Yo pienso que los de Frenaaa se asumen como salvadores del país, y piensan que están tocados por una especie de divinidad que les indica que deben “rescatar” a México del “comunismo” que pretende imponer AMLO.

Sí, sí, resulta absurdo, chistoso, de risa, de burla, pero eso es lo que pasa. Los de Frenaaa se piensan con esa misión, y por eso, como símbolo, usan la bandera nacional.

Eso, además, se mezcla con el pensarse “los necesarios”. Es decir, como si gracias a ellos el país fuera y existiera. Esto me quedó bien claro cuando vi una lona en un auto que decía: “México no quiere ser comunista. AMLO, vete ya. Tus patrones te lo exigimos”.

Los de Frenaaa realmente piensan que sin ellos el país se caen, y que como ellos son los que “le dan de comer a la gente”, tienen el derecho de cambiar al presidente cuando así lo decidan.

Sí, Frenaaa es una mezcla de ignorancia, desinformación y prepotencia.

Estuve ahí, en la Minerva, digamos que tres horas. Llegó más gente, y siempre no mucha. Hicieron bola con los autos y las banderas, y por eso circulan imágenes de una caravana “muy nutrida”. Falso.

Hace como un mes había ido a otra caravana Frenaaa, y era mas gente. Pienso que se está desinflando el “movimento”. Es muy patético lo que piensa esta gente. Y muy ignorante. Y claro, el apoyo se desmorona conforme se exhiben con tanta ignorancia y prepotencia.

Al principio, Frenaaa resultó funcional para la derecha: un grupo radical que golpeara a AMLO y que lo desgastara. Sin embargo, el grupo radical fue poco a poco adueñándose de los espacios mediáticos de la derecha (la electoral y la no electoral), y sus figuras claves (Gilberto Lozano y Pedro Ferriz de Con) fueron haciéndose más visibles.

Eso ya no les gusta ni al PAN y al PRI, ni al PRD ni a MC. Así pues, lo que ha hecho Frenaaa no es enseñarnos que hay una derecha radical e ignorante en México (eso ya lo sabíamos), sino que esa derecha, con poca presencia, le ha ganado la batalla mediática a la derecha que sí tiene posibilidades de contender con Morena.

Es decir, Frenaaa ha venido a opacar a la derecha electoral, la única que puede competir con AMLO. Y claro, esto no perjudica a Andrés Manuel ni a Morena, sino al PAN y partidos nuevos como el de Felipe Calderón.

Los “patrones”.

Sí, nadie sabe para quién trabaja, y los de Frenaaa, con su “AMLO veta ya”, cosa de la vida, están trabajando para Morena. O más bien, contra la derecha electoral.

Regresé caminando a la casa. Ningún auto pitando.

Se desinfla Frenaaa, y nos ha dejado a una derecha electoral cada vez más invisible.