Hoy, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llegó contento a la rueda de prensa mañanera. Con una sonrisa, como se dice, de “oreja a oreja”, dijo un “buenos días, se nos hizo un poco tarde, pero ya estamos aquí”. La voz se le escuchaba contenta.

Posteriormente, anunció una noticia positiva:

Bueno, hay una buena noticia, según el Instituto Mexicano del Seguro Social, según el IMSS, creció el número de trabajadores asegurados en el trimestre enero-marzo”.

Andrés Manuel López Obrador en rueda de prensa el 16 de abril de 2019.

Después, para no equivocarse, bajó los ojos a una nota que llevaba, y leyó lo siguiente “se crearon 269 mil 143 empleos”. Y para que no quedaran dudas, repitió el número: “269 mil 143 puestos de trabajo”.

El Presidente después ahondó en lo que significaba dicho número, pues para las personas que no están entradas de eso es como una cantidad cualquiera, que no dice mucho: “Esta cifra significa un incremento nunca visto desde hace 10 años para un período similar”.

Posteriormente, con ese dato ya mencionado, Andrés Manuel se dirigió a sus adversarios, a los que un día sí y otro también mencionan que la economía va mal, que no va a despegar, que se estancará, que no subirá, que continuará siendo mediocre:

Es una buena noticia. Quiere decir que está creciendo la economía, y está en pie la apuesta con los especialistas, con los bancos, con las corredurías, con los financieros, que han pronosticado de que vamos a tener menos crecimiento de lo que estamos estimando. Aceptamos el desafío. Y aquí vamos a estar viendo. En una de ésas les vamos a ganar.