Hoy, Andrés Manuel López Obrador anunció que después de mucho discutirlo con su equipo de trabajo, se tomó la decisión de rifar el avión presidencial.

Afirmó el mandatario:

Ya se tomó la decisión de rifar el avión. Se va a rifar el avión”.

El presidente indicó que la rifa permitirá solucionar el problema “que nos heredaron en el tiempo de los gobiernos faraónicos”. Y dijo AMLO que “lo que se obtenga [se utilizará] para comprar equipos que se necesitan en los hospitales, que se atiende a la gente pobre del país”.

Andrés Manuel afirmó que “Quien compre un cachito, estará ayudándonos”.

La dinámica del sortero será la siguiente: se emitirán 6 millones de cachitos, y habrá cien premios mayores de 20 millones de pesos cada uno.

Se pretende con ello obtener 3 mil millones de pesos con la rifa. 2 mil para pagar los premios, y mil que servirán para mantener el avión, que durará dos años más en manos del gobierno y que se venderá en ese plazo a precio de avalúo (el cual es mayor a los dos mil millones).

Mientras se vende el avión, se alquilará. Lo que se recaude de la renta y de la venta, se usará para el equipamiento médico de hospitales del país.

AMLO indicó que organizará una cena con empresarios, y pretende que éstos compren miles de cachitos y así apoyen en la rifa.

La venta de los primeros 2 millones de cachitos se iniciará en 15 días, es decir, el 21 de febrero. El sorteo se pensaba hacer el 5 de mayo, pero se decidió que para que los mexicanos tengan más tiempo y puedan comprar sus cachitos, se realizará el 15 de septiembre de este año.

Así será el boleto de avión:

Y tú, ¿vas a comprar un cachito?