Por: Redacción (@revistapolemon)

18 de julio 2018.- Desde que anunció sus promesas de campaña, Andrés Manuel López Obrador adelantó que buscaría aplicar un plan de austeridad, el cual redujera el salario de los altos cargos de la burocracia mexicana para contar con más recursos para la inversión pública y el gasto social.

Ahora como virtual presidente electo, el tabasqueño reafirmó su propuesta y anunció la semana pasada que reducirá en 50 por ciento los sueldos de los funcionarios públicos que ingresen más de un millón de pesos al año. Entre éstos se encuentran los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y los 11 consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), quienes actualmente tienen un salario incluso mayor al del Presidente de la República.

AMLO anuncia su plan de austeridad. Foto: Especial

De acuerdo con una investigación realizada por el equipo de SinEmbargo, tan sólo con la reducción a la mitad del salario y las prestaciones del Ministro Presidente de la SCJN y el actual Consejero Presidente del INE, las finanzas públicas podrían ahorrarse 4 millones 506 mil pesos anuales.

Si se toma en cuenta que los once ministros y los once consejeros reciben lo mismo, al recortar su sueldos al 50 por ciento, el ahorro ascendería a 49 millones 572 mil pesos anuales.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el artículo 94 de la Constitución indica que “la remuneración que perciban por sus servicios los Ministros de la Suprema Corte, los Magistrados de Circuito, los Jueces de Distrito y los Consejeros de la Judicatura Federal, así como los Magistrados Electorales, no podrá ser disminuida durante su cargo”.

El actual presidente de la SCJN, Luis María Aguilar Morales, recibe anualmente 6 millones 938 mil pesos brutos, que se convierten en 4 millones 659 mil pesos después de impuestos. Esto indica que percibe en total 388 mil 250 pesos mensuales, según los datos del Presupuesto de Egresos 2018.

Una vez aplicada la reducción del 50% propuesta por López Obrador, el Ministro recibiría 2 millones 329 mil pesos anuales, es decir, 194 mil 125 pesos mensuales, o posiblemente menos, si se toma en cuenta que ningún funcionario público podrá recibir un sueldo mayor al del Presidente, quien recibirá 108 mil pesos mensuales netos.

En la institución hay diez ministros más con ese ingreso anual, lo que quiere decir que el gobierno gasta 76 millones 318 mil pesos anuales en el sueldo de 11 magistrados.

Por su parte, el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, al igual que los otros diez consejeros del Instituto, gana al año 4 millones 354 mil 208 pesos, incluyendo prestaciones. Esto significa que percibe 362 mil 850 pesos mensuales. Con la medida de AMLO, estaría recibiendo 2 millones 177 mil pesos anuales, o 181 mil 425 pesos mensuales.

Lorenzo Córdova, presidente del INE. Foto: Proceso

Al respecto, el Consejero Ciro Murayama declaró el lunes que ni él ni los otros consejeros del órgano electoral se oponen a la reducción del salario y las prestaciones, pero opinó que no se debe afectar a los funcionarios del personal de carrera, como los del Servicio Profesional Electoral Nacional.

“No tienen privilegios, tienen derechos, y no pueden ser vulnerados ni restringidos”, aseguró. Y añadió que este miércoles se instalará la Comisión de Presupuesto de 2019 y posteriormente buscará el contacto con el equipo de López Obrador para conocer los criterios bajo los que se les asignarán recursos.

Mientras tanto, los secretarios de Estado reciben ingresos distintos, dependiendo de sus compensaciones. Según el Portal de Transparencia, Gerardo Ruiz Esparza, el secretario de Comunicaciones y Transportes, recibe un sueldo bruto de 32 mil 813 pesos mensuales más 172 mil 308 pesos de compensaciones. En total, recibe al año 2 millones 461 mil pesos brutos, o 1 millón 676 mil pesos netos.

Ya con las medidas de reducción aplicadas, el próximo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, ganará al año 838 mil pesos, es decir, 69 mil 833 pesos mensuales netos.

Reducción a beneficios

La propuesta de austeridad de AMLO también adelanta que “no habrá bonos ni otras canonjías”, es decir, que no habrá vehículos nuevos para los funcionarios, equipo de cómputo ni adquisición de mercancía de la que haya existencia suficiente en los almacenes públicos.

Tampoco serán remodeladas las oficinas ni se comprará mobiliario de lujo, no habrá bonos ni seguro de separación individualizada -dinero acumulado cuando se deja el cargo-, se eliminarán las partidas para gastos médicos privados, los viáticos para viajes de trabajo serán sólo para lo indispensable, no habrá guardaespaldas ni choferes, se suprimirán las partidas para vestuario en eventos y para regalos mayores a 5 mil pesos. Además, con la reducción de áreas duplicadas se reducirá un 70 por ciento todo el personal de confianza.