En el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, la Policía Federal (PF) jugó el papel de ‘ariete del apoyo del Gobierno Federal al Cártel de Sinaloa’, dijo la periodista Anabel Hernández en entrevista con el conductor de Grupo Radio Centro Julio (Astillero) Hernández López.

Fiel a su estilo, la especialista en temas de narcotráfico no se anduvo con rodeos y señaló que la Policía Federal se convirtió prácticamente en otro ‘cártel’ que, solapado por Calderón Hinojosa, se dedicó a actividades ilícitas de alto impacto.

“Cuando llegaron a operativos en Durango y en diferentes estados de la República comenzaron a violar mujeres, a robar casas, a extorsionar personas, a prácticamente ellos querer controlar el crimen, siendo ellos los principales criminales”, refirió. 

La autora del libro ‘Los señores del narco’ comentó que Felipe Calderón sabía de todos los atropellos cometidos por la Policía Federal porque el entonces comisario Javier Herrera Valles “de manera valiente mandó sendos oficios, carpetas amplias, con la información de cómo los altos mandos no cumplían con los requisitos mínimos para estar en la Policía Federal”, y el ex mandatario no hizo nada para aplicar los correctivos. 

Por el contrario, dijo, en lugar de atender las denuncias de corrupción, multiplicó a la Policía Federal con bases en cada entidad de la República y le otorgó un don de mando superior al de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Secretaría de Marina (Semar) en el combate al crimen organizado, bandas de secuestradores, así como el control de carreteras.

La periodista destacó que los mandos medios y superiores de la PF no cumplían con los exámenes de confianza, que incluían revisiones toxicológicas, sometimiento al polígrafo y declaración patrimonial.

“Los propios policías federales en el día eran policías y en la noche extorsionadores, incluso secuestradores, como es el caso del hijo de Alejandro Martí”, resaltó. 

Mencionó que uno de los  jefes directos de la PF era Facundo Rosas Rosas, quién después se fue como secretario de Seguridad Pública a Puebla, bajo el mando de Genaro García Luna, quien a la fecha tiene investigaciones abiertas en Estados Unidos por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada.

“Se confirmó lo que yo en su momento dije cuando Genaro García Luna estaba en el apogeo de todo su poder, durante el sexenio de Felipe Calderón, que él y prácticamente todos los mandos medios y superiores de la Policía Federal trabajaban para el Cártel de Sinaola. Es una aseveración que puedo afirmar tajantemente, hay diversas informaciones judiciales que así lo comprueban, hay un juicio contra un alto mando de la Policía Federal en Chicago”, explicó. 

Genaro García Luna y Facundo Rosas. Foto: Cuartoscuro.

Julio Hernández recordó a la periodista que los escoltas del entonces subprocurador de Asuntos de Narcotráfico, Javier Coello Trejo —él mismo abogado que defiende el caso de Emilio Lozoya por lavado de dinero en Pemex— fueron descubiertos como asaltantes y violadores.

“Así era como funcionaba esta Policía Federal”, completó Anabel Hernández. 

La periodista señaló que cuando Enrique Peña Nieto tomó las riendas del Gobierno de la República se encontró con una institución muy corrupta e inservible, y por ello trató de crear la Gendarmería con el apoyo y asesoría del Gobierno de Francia, pero no logró hacerlo por la fuerte oposición que mostraron los agentes de la Policía Federal.

“Por desgracia, traer una placa de la Policía Federal, para muchos de ellos significa la posibilidad de trabajar para los cárteles de la droga, para bandas de secuestradores, para bandas de extorsionadores, para las bandas de huachicoleros. Se han convertido prácticamente en otro cártel en México y no estoy exagerando al respecto”, advirtió. 

La periodista,  consideró que  Andrés Manuel López Obrador cometió un error estratégico en la formación de la Guardia Nacional, pues dijo que, en sus primeros días gobierno, el presidente de México tuvo que haber entregado a la población un diagnóstico de cómo habían encontrado a la Policía Federal y no esperar hasta este momento.

“La sociedad sabe lo que fue el Gobierno de Felipe Calderón, sabe perfectamente porque ha padecido esta Policía Federal, sabe por ejemplo que en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos uno de los cuerpos policíacos que participó en el ataque está perfectamente identificado incluso por la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos que fueron elementos de la Policía Federal y quedaron absolutamente impunes de sus crímenes”, comentó.

Édgar Valdez Villarreal, ‘La Barbie’. Foto: Especial.

No es la primera vez que Anabel Hernández menciona los presuntos nexos de Calderón con el Cártel de Sinaloa. En noviembre del 2012, Édgar Valdez Villarreal ‘La Barbie’, mientras era sometido a proceso por la justicia norteamericana, le envió una carta en la que aseguraba que unos meses antes de culminar su sexenio en 2012, Felipe Calderón se habría reunido con los integrantes del Cártel de Sinaloa.

La Barbie acusó a Genaro García Luna, entonces titular de la Secretaria de Seguridad Pública Federal, de recibir dinero de los grupos criminales, y a Felipe Calderón.

Esto es lo que dice parte de la carta, dada a conocer por la propia periodista:

“…me consta que ha recibido dinero de mi, del narcotráfico y la delincuencia organizada, al igual que a un grupo selecto integrado por Armando Espinosa de Benito quien trabajaba con la DEA y me pasaba información, Luis Cárdenas Palomino, Édgar Eusebio Millán Gómez, Francisco Javier Garza Palacios (PF Colombia), Igor Labastida Calderón, Facundo Rosas Rosas, Ramón Eduardo Pequeño García y Gerardo Garay Cadena quienes también forman parte y reciben dinero de la delincuencia organizada y de mi”.

La periodista Anabel Hernández. Foto: Especial

Posteriormente, en el escrito la Barbie relata que se realizaron varias reuniones por órdenes del presidente y de uno de sus personajes más allegados, Juan Camilo Mouriño, entonces secretario de Gobernación en el gobierno del panista.

En estas reuniones, por parte de la Presidencia acudía el general Manuel Acosta Chaparro, quien, según la Barbie, mantuvo encuentros con integrantes de La Familia Michoacana y con Heriberto Lazcano y Miguel Ángel Treviño, el Z-40, del cártel de Los Zetas. 

Después, Acosta Chaparro y Mouriño se encontrarían con Arturo Beltrán Leyvael Barbas, y también con el Chapo Guzmán, ambos del Cártel de Sinaloa, detalla la carta.

Édgar Valdez fue operador del Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, anteriormente socios del Cártel de Sinaloa y del Chapo Guzmán. La Barbie fue capturado en 2010 y extraditado a Estados Unidos en septiembre de 2015. Tres años más tarde fue sentenciado a una condena de 49 años por los delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero.